Uruguay cayó 2-0 ante Francia y quedó eliminado del Mundial de Rusia 2018. A pesar de la tristeza, en este país tan futbolero, los hinchas aplaudieron a una selección que dejó todo en la cancha.

Los dos goles franceses hundieron en la tristeza a Uruguay, pero los aplausos no cesan para un combinado que logró una fuerte identificación con los hinchas.

El gol del francés Raphael Varane al minuto 40 cayó como un balde de agua fría y Montevideo se sumió en el silencio. Pero los celestes mostraron por qué son el equipo de la 'garra' charrúa, y a los 43 Martín Cáceres la puso en la línea y una espectacular atajada de Hugo Lloris silenció el grito de gol.

El remate de Griezmann a los 61 que puso el 2-0 terminó con el sueño uruguayo y sumió a Uruguay en la tristeza por el resultado aunque, seguramente, seguirá el idilio con una selección que recuperó posiciones en el fútbol mundial.

Griezmann, un 'charrúa' que toma mate a diario y se declara simpatizante del uruguayo Peñarol, fue así el verdugo de un seleccionado que sintió como el aire la ausencia de su goleador Edinson Cavani.

El atacante francés, compañero de los defensas celestes Diego Godín y José María Giménez en el Atlético de Madrid, dijo que se quedó parado y no gritó su gol "por respeto a mis amigos uruguayos, que me han ayudado en mis inicios como profesional".

Sin Cavani, autor de tres goles en el Mundial, y con un Luis Suárez apagado, las posibilidades del conjunto sudamericano se redujeron a casi nada.

'El Matador' se había destapado como la figura de la Celeste y eclipsado al 'Pistolero' (dos goles) como estrella de los sudamericanos en esta cita máxima, pero en Nizhni Nóvgorod, el del París Saint-Germain estaba sentado y el del Barcelona ausente con aviso.

"Se dejó todo. En eso no hay ninguna deuda. Francia controló muy bien las circunstancias del partido y cuando quedamos 0-2 eso fue mucha ventaja en el marcador", dijo el entrenador uruguayo Oscar Tabárez, quien reconoció que el seleccionado galo fue superior.

Francia, sin haber jugado un partido brillante, exhibió una sólida estructura línea por línea y luce con la confianza de aquellos que van por todo.

"Hicimos algo grande contra Argentina (4-3 en los octavos) y hoy (viernes) elevamos todavía más nuestro nivel. Tengo un buen equipo, que tiene todavía margen para mejorar", declaró confiado el DT galo Didier Deschamps a la televisión BeIn Sports al término del encuentro.

Las lágrimas del defensa celeste José María Giménez mientras aún se disputaba el partido fueron la muestra del dolor por el fin de una ilusión que no era quimera.

Con frases y hashtags como "Más Uruguayo Que Nunca" o #VamosUruguay y #Locuraceleste, los hinchas manifestaban su apoyo a una selección que desde hace varios años viene recuperando posiciones para un futbol cargado de historia.

Incluso el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, manifestó en una carta divulgada al terminar el choque su "orgullo" por la selección y agradeció al equipo por su esfuerzo.