Red Bull Racing logró la victoria inesperada en el Circuito Internacional de Shanghái, gracias a que el australiano Daniel Ricciardo no se dejó vencer por la mala predisposición de un fin de semana de prácticas sin buenos resultados.

Ricciardo se sobrepuso, le dio vuelta a la página y consiguió el sexto triunfo de su carrera.

“Esto fue inesperado. Hace 24 horas pensaba que saldríamos en la parte trasera de la parrilla, pero gracias a los chicos del equipo lo conseguimos, hoy es la verdadera recompensa por ese trabajo”, dijo después de celebrar de manera muy particular, quitándose la bota para beberse la champaña.

La escudería Red Bull se aseguró el triunfo al aprovechar el ingreso del auto de seguridad en la vuelta 31, tras un choque entre los dos monoplazas de la escudería Toro Rosso, para proceder a un segundo cambio de neumáticos.

En el momento del cambio, Ricciardo se encontraba sexto, pero los nuevos neumáticos le permitieron escalar posiciones hasta alcanzar la punta de la carrera.

“Teníamos el neumático blando, así que sabía que podía prolongar un poco más la frenada, así que aproveché al máximo cada oportunidad”.

Ricciardo, de 28 años, durante las sesiones de clasificación tuvo que cambiar el motor de su monoplaza y no se imaginó que pese a todo, rompería con la racha de Ferrari, liderada por Sebastian Vetttel, quien aún está en la cima del campeonato de pilotos.

“Este deporte es loco, hace una semana estaba fuera de carrera después de dos vueltas. Estaba frustrado debido a todas las variables incontrolables que entran en juego en este deporte”, recordó.

En esta carrera se esperaba un duelo entre Ferrari-Mercedes, pero Ricciardo logró un recital de adelantamientos.

Los favoritos Lewis Hamilton (Mercedes), con problemas todo el fin de semana, y Sebastian Vettel (Ferrari), que sufrió un choque del holandés Max Verstappen (Red Bull), sólo fueron cuarto y octavo respectivamente.

El cuádruple campeón del mundo alemán vio al finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) adelantarle en el paso por boxes, y a Verstappen golpearle en la vuelta 43.

“Tuve suerte de acabar mi carrera. Después de una colisión como la que tuve, creo que podría incluso haberme detenido ahí”, declaró Vettel.

La penalización de 10 segundos al joven holandés permitió a Hamilton ser cuarto, lo que se consideró como un mal menor en Mercedes.

La F1 volverá el 29 de abril, en Bakú (Azerbaiyán), escenario de una carrera loca el año pasado, con una gran tensión en pista entre Vettel y Hamilton y un triunfo de Ricciardo.

Sergio Pérez, sin carrera productiva

El piloto mexicano Sergio Pérez se fue de la competencia en cero y calificó de desastrosa su primera vuelta en el GP de China. Salió del octavo puesto y perdió poder quedándose fuera de la zona de puntos al concluir en el décimo segundo escalón, por detrás de su compañero Esteban Ocon.

Checo fue tocado por el neozelandés Brendon Hartley para perder posiciones y ya no pudo recuperarse.

“Fue una primera vuelta de desastre, en ese momento se arruinó nuestra carrera porque descendí posiciones. A partir de ahí la carrera estaba arruinada”, mencionó.

El mexicano dijo que dejó escapar una oportunidad importante para sumar los primeros puntos de la campaña, incluso culpó al piloto de Toro Rosso.

“Era una gran oportunidad. Tuvimos una buena arrancada, hasta que Hartley cometió el error y nos pegó por detrás. Arruinó prácticamente la carrera. Tuve bastantes daños en el auto, aunque casi llegamos a los puntos”.

Checo mantiene su casillero de puntos a cero en el campeonato.