MONTERREY, NL. Fueron 10 minutos de contundencia. 10 minutos los que le bastaron a Francia para golear 3-0 a Argentina en el inicio del Mundial Sub-17 en Monterrey.

Entre el minuto 34 y el 44 la selección gala anoto' los tres goles del partido inaugural en tierras regias que tuvo una asistencia de poco más de 16,000 asistentes en el Estadio Universitario.

Por Francia, Nangis fue una auténtica pesadilla para la zaga argentina. El número 9 galo recorrió a placer la banda derecha y dio dos asistencias a Benzia y Haller para los dos primeros tantos del encuentro.

La primera anotación llego' con un gran desborde de Nangis por la derecha, centro' raso hacia el centro y Benzia remató a contrapie del arquero sudamericano.

Era un resultado justo por lo mostrado en la cancha. Con el equipo galo más compacto y claro en su ataque y con unos argentinos ya cansados y sin mucha vocación ofensiva.

El 2-0 cayo' tres minutos después y por la misma ruta. Nangis robo' el balón en mediocampo, recorrió la banda derecha y centro' a Haller, quien definio' como grande: controlo' con el pecho y, sin dejar caer la pelota, definió pegado al palo derecho. Un gol que, en definitiva, competirá por ser de los mejores del torneo.

Argentina estaba noqueado. No articulaba tres pases seguidos y parecía que iba a ser más fácil que recibiera el tercero antes que hacerse presente en el marcador.

Y así ocurrió. El 3-0 llego' por conducto de Benzia, quien fue el mejor del encuentro y así se lo reconoció la afición regiomontana cuando salio' de cambio en el segundo tiempo.

El segundo tiempo fue dominado por el calor. Ambos equipos se vieron cansados y sin ánimos de revertir la tendencia del juego.

Aunque Francia salio' a conservar la ventaja, siguió mostrando su superioridad y estuvo más cerca de ampliar el marcador en un par de ocasiones, pero la contundencia se le acabo' en los minutos finales del primer tiempo de su agradable debut en el Mundial Sub-17.

KLM