Stéphanie Frappart se convirtió en la primera mujer en arbitrar un partido de la Liga de Campeones, al estar a cargo de impartir justicia en el duelo entre Juventus y Dínamo de Kiev jugado el miércoles.

La francesa de 36 años había arbitrado previamente dos partidos de la Europa League y ha dirigido 18 encuentros en la Ligue 1 desde que debutó en la máxima categoría del fútbol francés en abril del año pasado.

También arbitró el partido de la Supercopa europea entre Liverpool y Chelsea el año pasado y la final del Mundial femenino.