“Mucha gente creyó en mí, cuando ni siquiera yo creía en mi mismo. Mucha gente dudó de mí y eso me motivó para llegar a ser quien soy”, fue parte del discurso que expresó Kevin Durant cuando recibió el MVP de la temporada 2013-2014.

La rutina del jugador en el verano es despertar, hacer ejercicio, comer, ir a entrenar, volver a comer, jugar un partido de baloncesto con sus amigos —es un grupo de al menos cinco personas que conoce prácticamente desde la infancia y son con quienes se distrae— y al día siguiente realiza casi lo mismo, a menos que tenga algún compromiso por cumplir.

Nunca deja de trabajar

Cliff Dixon, amigo de Durant, declara en el documental de HBO que el basquetbolista entrena “como si estuviera intentando llegar a la NBA. Sigue intento alcanzar algo que ya tiene”. Para el basquetbolista la temporada baja es cuando más trabajaba para prepararse para las Finales.

El objetivo lo logró, pero portando el jersey de Golden State en el 2017 y fue nombrado el Jugador Más Valioso. Para LeBron James y compañía ya no fue tan sencillo superar a los Warriors y Kevin aportó más de 30 unidades por partido. Ahora, colaboró con la tercera victoria al sumar 43 unidades y lo cual significó imponer un récord personal en postemporada.

El nuevo contrato de TV ayudó para que llegara al equipo

Dejar a la organización de Oklahoma City para integrar a Golden State no fue una decisión sencilla para Kevin, aunque ahora tiene la posibilidad de volver a sumar otro campeonato. El aceptar firmar un contrato por dos años y 53 millones significó tomar el control de su vida y salir de su zona de confort.

La organización pudo hacer la negociación, consecuencia del contrato por derechos de televisión y que hizo que el tope salarial incrementara 34% para la temporada 2016-2017, aunque la Liga quería un incremento escalonado, el sindicato de jugadores de la NBA lo rechazó y permitió a las franquicias realizar una serie de movimientos, como fue el caso de los Warriors.

“Golden State ha tenido mucha suerte y ahora ha llegado el momento en que se tomen turnos entre cortes salariares, ya lo hizo Stephen Curry, hasta cierto punto lo hizo Kevin Durant, lo está haciendo Klay Thompson y Draymond Green. Se van a dar cuenta de que están mucho mejor juntos que separados, cada uno cederá para tener ese rompecabezas con tanto talento”, indicó Álvaro Martin, comentarista para la cadena ESPN.

Para mantener al equipo se realizaron un par de ajustes y el número 35 de Golden State aceptó recibir menos dinero. Steve Kerr, coach de los Warriors, reconoció el gesto del jugador y comparó con lo que años atrás hizo Tim Duncan con San Antonio Spurs, “él hizo el dinero máximo, y luego en momentos clave de su carrera, aceptó un poco menos para que pudieran añadir un jugador aquí y allá”.

El jugador de Golden State entendió el negocio que representa el mismo, “uno sabe la clase de imagen que quiere proyectar, las historias que deseas contar y cómo quieres utilizar tus recursos a fin de hacer que todo crezca. Por ello, primero vi bien el negocio de ser yo”, declaró para ESPN. Cabe señalar que cuenta con una compañía inversora llamada The Durant Company.

Así se mira Kevin

¿Qué haces mejor que los demás? Le cuestionan a Kevin Durant durante la presentación del videojuego NBA 2K. Es agosto del 2014. Antes de que el jugador responda, el presentador le pide que no se modesto. En el panel también está Stephen Curry, James Harden y Anthony Davis

“Creo que anoto mejor que cualquiera. Diferente modos, diferente tiros. Soy eficiente”, contestó Kevin.

yesme.cortes@eleconomista.mx