Los Grandes Premios de Fórmula 1 de Australia y China, previstos el 21 de marzo y el 11 de abril, se aplazaron al 21 de noviembre y a una fecha por determinar, mientras que el circuito de Imola entra en el calendario, anunció este martes la organización.

La pandemia mundial aún no ha permitido que la vida vuelva a la normalidad, pero demostramos en 2020 que podemos correr con seguridad al ser el primer deporte internacional en regresar", dijo el presidente de la F1, Stefano Domenicali, en un comunicado.

En el contexto de la pandemia del Covid-19, la temporada, que sigue con 23 Grandes Premios en teoría, comenzará así en Bahréin el 28 de marzo en lugar de Melbourne, antes de viajar a Imola (Italia) el 18 de abril y a otro circuito todavía por determinar el 2 de mayo.

Domenicali indicó que siguen conversando sobre el GP de China, previsto en Shangái y que, según un comunicado de la F1, podría celebrarse "más adelante en la temporada si es posible", en referencia a las restricciones para viajar.

Para dejar un lugar al GP de Australia en la recta final de la temporada, la organización adelantó una semana, al 7 de noviembre, el GP de Brasil, mientras que el de Arabia Saudita pasará del 28 de noviembre al 5 de diciembre.

El campeonato terminará el 12 de diciembre en Abu Dabi.