El entrenador de la selección mexicana busca que las casualidades y resultados respondan a una idea, además de fortalecer la convivencia.

“Me gustaría que seamos reconocidos por una forma de juego y que a través de esta podamos lograr todos los objetivos que tenemos por delante, incluso, no solamente clasificar, sino tener nuestro mejor performance en una Copa del Mundo”, respondió Gerardo Martino, director técnico de la selección mexicana, a El Economista sobre el sello que busca dejar en el equipo nacional.

Durante su proceso al frente del Tricolor, Martino mantiene un porcentaje de efectividad en resultados del 90% al registrar 19 victorias, un empate y una derrota, y aunque los resultados son importantes en el futbol, pasan a un segundo término para el estratega, pues hace énfasis en que la forma en la que se consigan los logros corresponda a la idea que el equipo ha buscado.

“A veces las casualidades pasan pero creo que se logran más cuando esas casualidades o esa búsqueda tiene un contenido. Si nosotros logramos que la búsqueda tenga un contenido, la idea futbolística, habremos logrado nuestro objetivo”, complementó Martino.

Parte del planteamiento del juego de Martino corresponde a la búsqueda ofensiva y al protagonismo en el juego, “incluso cuando el rival pueda ser superior, no tiene complejos. Trabaja rápido en la recuperación de la pelota al buscar hacer presión alta, la cual tendrá que trabajar para hacerla más efectiva y precisa”, analizó el comunicador Dionisio Estrada para ESPN respecto al estilo del ‘Tri’, señalando también, como deficiencia, la contundencia en la definición de las jugadas.

¿Qué falta por conocer de la gestión de Gerardo Martino en la Selección?

El estratega reflexionó: “Espero que sea mucho, para ver todo lo que puede ir evolucionando la selección. Tenemos aspiraciones de seguir creciendo en todos los aspectos de juego y también en la convivencia. Vamos por buen camino pero se viene la búsqueda de la mejora, porque de esto se trata, nadie en un proceso de selección de cuatro años cree que al cabo del primero o del segundo año tiene todo resuelto. Tenemos que seguir en la búsqueda, porque cuando quizá la mejor expresión del equipo se agota, siempre hay otras cuestiones que se pueden agregar o modificar que nos pueden servir de alternativa, así que en eso estaremos en los próximos dos años”.

México vs Japón

México y Japón son las selecciones con mejor ranking de sus respectivas confederaciones (CONCACAF y AFC), sin embargo, de acuerdo a los puntos en la clasificación mundial de FIFA, México se encuentra por delante de los nipones. El estratega indicó que la selección japonesa es dinámica, de buena técnica individual, prolija para salir desde el fondo y con individualidades “sobre todo de mitad de cancha para adelante, muy desequilibrantes”.

Martino espera que la superioridad de su equipo se refleje en el control del partido, en plantarse en el campo rival, en el buen manejo de la pelota, así como evitar las pérdidas; que la circulación sea prolija pero que también tenga velocidad y en encontrar variantes en el tipo de pases que necesitan las jugadas de ataque, sea entre líneas, por fuera o a espaldas de los defensores.

“Me dejó muy conforme la variabilidad con la que le pudimos hacer situaciones de gol a Corea, a una línea de cinco muy bien ordenada. Creamos situaciones de gol a través de la presión que fueron las más, pero también por el desborde y centro atrás, por pase filtrado, hicimos gol por pelota parada, poder tener esa variabilidad. Que de pronto dos delanteros hagan un gol pero el marcador central también sea capaz de llegar al gol, eso también es una situación que satisface. (...) Tratar que esas alternativas se puedan seguir dando sin correr tantos riesgos a la hora de las transiciones de los rivales, especialmente los orientales como en el caso de Corea y sobre todo como en el caso de Japón, esas transiciones la hacen a mucha velocidad y a mucha precisión”, finalizó el seleccionador nacional.

Palmarés de Gerardo Martino

• México: campeón de la Copa Oro 2018-19.

• Atlanta United: campeón de la MLS 2017-18.

• Barcelona: campeón de la Supercopa de España 2013.

US241 millones el valor de la selección mexicana*

US122 millones el valor de la selección japonesa*

• Japón y México están invictos desde que se reanudó el futbol internacional, después de la pausa provocada por el Covid-19.

• Ambos son líderes de sus confederaciones, de acuerdo al ranking de la FIFA.

*Fuente: transfermarkt

En fecha FIFA

¿Qué gana México jugando ante rivales asiáticos?

“Son equipos muy rápidos; tienen reconversiones, sobre todo ofensivas, a mucha velocidad. No tienen nada que ver con la intensidad, sino con el estilo de juego que es un desdoble rápido”.

Ese es el principal argumento de Raúl ‘El Potro’ Gutiérrez, entrenador campeón mundial con la selección mexicana sub 17 en 2011, en entrevista con El Economista.

De acuerdo a su perspectiva, el 2020 le ha dejado un mayor aprendizaje al equipo tricolor al medirse en nuevas latitudes contra selecciones recurrentes en las competencias de mayor exigencia, como Japón y Corea del Sur, número uno y tres de la Confederación Asiática de Futbol (AFC, por sus siglas en inglés) y asistentes consecutivos a Copas del Mundo desde 1998.

“Lo primero es ver cómo se adapta el equipo a ese estilo de juego, porque al final ellos pueden jugar a 200 por hora pero se juega con un solo balón. Lo segundo es hasta qué punto el rival puede estar sorprendiéndote con su estilo y ver cómo haces para adaptarte a ello”, agregó ‘El Potro’.

Ya en el duelo del sábado ante Corea del Sur, México utilizó por primera vez juntos a Jesús Manuel Corona, Hirving Lozano y Raúl Jiménez, el tercer tridente más caro del continente americano con un valor de 121 millones de dólares, según el portal especializado Transfermarkt.

El Tri se ha enfrentado a la escuadra nipona en seis ocasiones desde 1968 (cuatro amistosos y dos duelos oficiales) con saldo de cinco victorias y una derrota en mayo de 1996 (3-2). Guillermo Ochoa, Héctor Moreno y Raúl Jiménez son los sobrevivientes de la última vez que la selección nacional enfrentó a Japón, en 2013.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx