El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, propuso organizar una mini Copa del Mundo con ocho selecciones cada dos años, además de la competencia tradicional.

Este torneo marcaría el clímax de la llamada Liga de las Naciones, que es parte de un ambicioso plan para reformar el fútbol a nivel de selecciones y que según la FIFA podría tener un costo de 25,000 millones de dólares en un ciclo de 12 años.

En una carta a la que Reuters tuvo acceso, Infantino dijo que un grupo de inversores no identificado había propuesto gastar 25,000 millones de dólares para asegurar los derechos del torneo, que tendría lugar entre octubre y noviembre de cada año impar a partir de 2021.

La Copa Confederaciones, que actualmente se organiza cada cuatro años un año antes de la Copa del Mundo, sería eliminada