La FIFA registró en el 2016 unas pérdidas de 369 millones de dólares, unos 347 millones de euros, que explica por la adopción de una nueva norma contable, "las investigaciones jurídicas" y "las inversiones imprudentes".

Estas "inversiones imprudentes" citadas en el informe financiero anual de la FIFA, publicado este viernes, son debidas al Museo del Fútbol Mundial de la FIFA y el Hotel Ascot en Zúrich, donde el organismo tiene su sede.

erp