El secretario general de la FIFA, Jérome Valcke, afirmó que el organismo actuará si considera que hay injerencias políticas en la Federación Francesa (FFF), después de los comentarios críticos de autoridades del país sobre su selección.

Varios cargos llegaron a pedir la dimisión del presidente de la FFF, Jean-Pierre Escalettes, incluida la ministra de Deportes, Roselyne Bachelot.

"Si consideramos que hay injerencia política, actuaremos, como lo haríamos con cualquier país del mundo", declaró Valcke, al ser preguntado por la crisis política-deportiva en Francia, tras la eliminación y los escándalos del Mundial-2010.

"He informado al Ministerio de Deportes de nuestro sistema de funcionamiento. Nadie puede pedir a alguien que dimita. Una persona es elegida, si piensa que ha fallado puede dimitir", añadió al ser preguntado por las recientes palabras de Bachelot, que veía "inevitable" la marcha de Escalettes.

Valcke recordó que la FIFA vigila en todos los continentes "este tipo de situaciones" y que la FFF "está bajo tutela de la FIFA".

"No estamos preocupados, pero sí atentos. Confiamos en la gente para que no compliquen las cosas", avisó.