París.-El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, se vio salpicado por los casos de corrupción en la organización deportiva, y será investigado por el Comité de Etica, al igual que su rival en los comicios al frente de la organización, el catarí Mohamed Bin Hammam.

Los comicios por la presidencia de la FIFA, previstos el 1 de junio, han quedado manchados por este caso de supuesta corrupción, en el que se habrían comprado votos para esas elecciones y que concierne una reunión mantenida el 10 y 11 de mayo en la Confederación Caribeña de Fútbol (CFU).

En ella participaron, entre otros, Bin Hammam y Jack Warner, miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y presidente de la CONCACAF.

Según el Comité de Etica hay sospechas de que en esa reunión se pudo sobornar a miembros de la FIFA, posiblemente para influir en su voto en las elecciones a la presidencia.

Por su parte, Blatter tendrá que explicar si estaba o no al corriente previamente de lo ocurrido, ya que Warner le habría indicado que en esa reunión se iban a pagar sobornos.

Para el actual presidente de la FIFA, que tiene el apoyo de las confederaciones europea, sudamericana, africana y oceánica, su próxima comparecencia ante el Comité de Etica podría complicarle las cosas en unas elecciones en las que salía como máximo favorito.

Blatter comparecerá el domingo, igual que Bin Hammam, a falta de tres días para las elecciones a la presidencia que opondrán a los dos hombres.

El caso empezó cuando Chuck Blazer, del Comité Ejecutivo de la FIFA, informó al secretario general Jerome Valcke sobre "posibles violaciones" del código ético en la reunión en la confederación caribeña.

El pasado miércoles Bin Hammam negó rotundamente las acusaciones, poco antes de pedir que se investigara también a Blatter.

"Este paso es algo más que una táctica por parte de los que no tienen confianza en salir ganadores de las próximas elecciones presidenciales", dijo en un comunicado, en referencia a Blatter.

Este viernes, el entorno de Bin Hammam habló de que el aspirante catarí es víctima de una "conspiración" contra su candidatura.

"Hay pruebas de una conspiración contra la candidatura de (Bin Hammam), para la presidencia de la FIFA", indicó Ravi Kumar, portavoz del presidente de la Confederación Asiática de Fútbol, pocas horas después de haber presentado sus argumentos de defensa ante la organización deportiva.

"Es cierto que Bin Hammam se dirigió a los representantes de la Confederación del Caribe, en una reunión extraordinaria en Puerto España", pero "nadie trató de ocultar que Bin Hammam pagó el viaje de los delegados y cubierto los gastos administrativos de la reunión", según un comunicado emitido por los servicios del aspirante catarí.

La batalla entre los dos hombres pone de nuevo en peligro la imagen de la FIFA, tras las recientes acusaciones de corrupción en la designación de los mundiales de 2018 (Rusia) y 2022 (Qatar), y abre además incógnitas sobre las elecciones presidenciales del 1 de junio.

En noviembre, dos miembros de comité ejecutivo de la FIFA, el tahitiano Reynald Temarii y el nigeriano Amos Adamu, ya fueron suspendidos por sospechas de corrupción en el proceso de atribución de esas dos citas planetarias.

BVC