El estadounidense Taylor Phinney, del equipo BMC, se impuso este sábado en la primera etapa del Giro de Italia, una contrarreloj de 8.7 kilómetros de recorrido por las calles de la ciudad danesa de Herning, y se puso la malla rosa de líder de la competición.

Phinney, de sólo 21 años de edad, superó al británico Geraint Thomas en 9 segundos y al danés Alex Rasmussen en 13.

Campeón del mundo juvenil de la contrarreloj en 2010, dos veces consagrado en el Mundial en pista en persecución (2010 y 2011), Phinney pasó al profesionalismo el año pasado en el equipo que lidera el australiano Cadel Evans, ganador del Tour de Francia 2011.

El estadounidense, un corredor alto y delgado (1.93 m y 82 kg), es hijo de dos medallistas olímpicos, Connie Carpenter (oro en ruta en Los Angeles-1984) y Davis Phinney.

En su debut en el Giro, Phinney rodó a más de 50 km/h para vestir la malla rosa. Se trata del primer estadounidense que se pone el maillot de líder desde que lo hiciera Christian Vande Velde, quien ganó la primera etapa del Giro en 2008, con meta en Palermo.

"Alcancé uno de los objetivos de mi temporada. Pensaba en esta contrarreloj desde hacía meses. Había inscrito el Giro en mi programa desde octubre pasado. Todos me decían que era favorito, pero no es fácil justificarlo sobre el terreno", destacó Phinney.

El defensor del título, el italiano Michele Scarponi, decepcionó con un crono de 1 minuto y 6 segundos, y está 138 de la clasificación general, cediendo 27 segundos a su compatriota Ivan Basso y 30 al checo Roman Kreuziger, los candidatos a la victoria final mejor ubicados en la cronometrada.

"No quedé para nada satisfecho, hubiera podido perder menos tiempo. Pero apenas estamos al comienzo del Giro, queda por delante mucha ruta por recorrer", matizó Scarponi, quien para su amigo, el español Alberto Contador, actualmente suspendido y desposeído del título de 2011 en favor del italiano, es el gran favorito a la victoria final.

Por su parte, el escalador español Joaquim Rodríguez se colocó a 4 segundos de Basso, y el luxemburgués Frank Schleck cedió 20 al italiano.

Además, el hispano-argentino Juan Antonio Flecha logró el 32 puesto, a 37 segundos del líder, y el colombiano Rigoberto Urán tiene el puesto 55, a 46 segundos.

La segunda etapa se disputa el domingo y se anuncia complicada para los escaladores, en particular, dado que tendrá lugar en un circuito de 206 kilómetros alrededor de Herning, pasando buena parte a orillas del mar.

Por sus características, el británico Mark Cavendish, campeón del mundo, es un gran favorito en la etapa dominical.