Decio de María era el más emocionado después de que Gianni Infantino anunció que United 2026, la candidatura mundialista que conforman Estados Unidos, México y Canadá obtuvo la sede para organizar la Copa del Mundo del 2026, al ganar en la votación con 134 votos y derrotar a la propuesta de Marruecos que recibió 65 votos.

El todavía presidente de la Federación Mexicana de Futbol, quien dejará el cargo al finalizar el Mundial de Rusia 2018, se le enrojeció el rostro, daba palmadas y estrechaba manos, porque México se convertirá en el primer país en organizar un mundial por tercera ocasión en la historia, ya lo había hecho en 1970 y 1986, aunque para el Mundial 2026 sólo recibirá 10 partidos, en el primer torneo ampliado a 48 selecciones y 80 partidos.

“Imaginen un mundial en Norteamérica”, destacó Decio de María en la intervención que tuvo la candidatura United 2026 antes de la votación, y tras destacar que Concacaf, confederación a la que pertenecen las federaciones de México, Estados Unidos y Canadá, era la región que más tiempo ha tenido que esperar para que la Copa del Mundo regresara como sede del torneo.

La propuesta de United 2026 obtuvo el 66% de preferencia de las 203 federaciones que emitieron su voto, en la primera votación abierta a los miembros de la FIFA, siendo una de sus características la propuesta económica que promete 14,300 millones de dólares de ingresos por el Mundial de 2026, de los cuales 11,000 millones serían ingresos directos a la FIFA.