La destitución de Julen Lopetegui —tras ser anunciado el martes como entrenador del Real Madrid— provocó que el entusiasmo de la Selección española se convirtiera en incertidumbre. Prensa y directores técnicos coinciden en que el despido ha perjudicado las expectativas que se tenían sobre el representativo.

Antes, lo consideraban un candidato al título; ahora, existe la sensación de que tendrá una mala actuación, pese al nombramiento de Fernando Hierro como nuevo seleccionador.

“El punto de partida es negativo”, opina Juan Manuel Lillo, entrenador español.

“Hierro dirigirá un grupo de jugadores que no eligió. Será difícil que pueda tener un buen acercamiento, porque no conoce a profundidad a todos los integrantes de la plantilla”.

La desconfianza también permeó dentro de la máxima autoridad de la Real Federación Española. Luis Rubiales, su presidente, mencionó que ésta era la situación más difícil que se pudo encontrar y que el plantel hará todo lo posible para levantar el título. “Pero la situación es dificilísima”, dijo.

José Luis Torrijos, periodista español, cuenta que existe incertidumbre entre aficionados y los miembros de la prensa sobre cómo afectará la salida de Lopetegui al plantel, especialmente a Sergio Ramos, Gerard Piqué y Andrés Iniesta, los capitanes y los jugadores que tienen más tiempo tienen en el representativo.

Hierro lideró su primer entrenamiento. Posteriormente compareció en su primera conferencia de prensa. Dijo que se reunió con los jugadores y que a todos los podía mirar a los ojos. Informó que parte del cuerpo técnico de Lopetegui regresó a España y que otros se quedaron en Rusia. Se mostró positivo conforme a los resultados que se esperan del plantel.

“No podemos ponernos excusas por lo que hemos vivido en los últimos días. Vinimos aquí para ganar el Mundial y ese sigue siendo nuestro objetivo”, ahondó.

La inexperiencia es uno de los factores que le juegan en su contra. Nunca había dirigido a una Selección y mucho menos a un club en la primera división. Su única experiencia como timonel fue en el Real Oviedo, de la segunda división, en el que registró 17 triunfos, 10 empates y 16 derrotas. Posteriormente, en noviembre del 2017, fue nombrado director deportivo de la RFEF. Hierro, en su papel de directivo, acompañó a la selección en su aventura por Rusia.

Torrijos prevé que aficionados y miembros de la prensa culparán a Rubiales si el representativo tiene una mala actuación durante el certamen. Mientras que si tiene una buena actuación, se le dará gracias a los jugadores y, en segundo plano, a Hierro.

El nuevo estratega sólo tendrá dos entrenamientos más para preparar el partido contra Portugal. Jacques Passy, técnico de la selección de Saint Kitts y Nevis, explica que al tener tan poco tiempo para trabajar, lo adecuado es que repita la idea futbolística que trabajó España en la última década, es decir, el juego ofensivo a través de la posesión de la pelota.

“El estilo de juego español permanecerá, pese al cambio de entrenador. Lo lógico es que no haga cambios notorios y que se apegue al trabajo que hizo Lopetegui. Hierro lo conoce bien, porque estuvo muy cerca de los entrenamientos y juegos del seleccionado”, señala Passy.

alain.arenas@eleconomista.mx