Estética y heroísmo. Los dos valores para entender a la España más revolucionaria, a la Selección más aleccio­nadora y al candidato más firme para ganar el Mundial. Ayer, La Roja no le bastó enamorar con su juego para estar en la final, también urgió de su dotación de épica para lograr vencer a la musculosa Alemania por 1-0.

Una prueba más superada para el equipo de Vicente del Bosque, que necesitó de mucha paciencia y no perder los nervios cuando el gol parecía inminente, tan inminente que les podría ocasionar una locura y descuidar a las ráfagas alemanas que con un latigazo pudieran matarlos.

Pero aprendieron las lecciones correctamente. Hace un año en la Confederaciones se dejaron ir por su calidad y cuando abrieron los ojos Estados Unidos los tenía en la lona con un 2-0 del que jamás se repusieron.

Ayer en Durban dieron una lección de madurez. El gol era casi un hecho, pero el momento ponía tensos a todos, menos a los jugadores en la cancha.

El salto de Carles Puyol al minuto 73 fue no más de 17 centímetros, lo suficiente para impulsar una nación a una final. Lo que no hizo la habilidad de Xavi, la potencia de Xabi Alonso o la pegada de David Villa lo hizo el más limitado de toda la plantilla.

El rival más fuerte de España en Durban fue la España misma. Alemania dejó de ser la potente y arrasadora aplanadora. Ozil está todavía lejos de los medios centros españoles que le nulificaron con tan sólo su aliento; Klose, el veterano delantero le faltó la explosividad de Thomas Müller por las bandas y toda la defensa fue un pañuelo que se movía al antojo del Tiki-Taka.

Jochim Low cayó una vez más en la mentira del discurso. Atacaremos a España , dijo previó al partido, pero ni sus luces de la máquina que apareció con Inglaterra o Argentina. Nada. Fue quizás el peor partido de la Mannschaft, incluso peor que cuando perdió ante Serbia hace tres semanas.

Y es que España hace ver inútiles a todos. Casi inservibles y con un dejo de torpeza que humilla a cualquiera. La Roja es finalista gracias a que encontró la paciencia y la dosis de heroísmo que todo campeón del mundo necesita.

El entrenador de Alemania sólo atinaba a apretar su mandíbula. Todo lo humanamente posible ya lo había hecho. El poder del oponente nunca le permitió siquiera respirar. La cifra es aterradora, 13 disparos de los españoles por cinco de los teutones, 51% de posesión del balón de los ibéricos quienes entregaron la iniciativa y no pudieron matar al contragolpe.

La mejor noticia para todos los románticos y es que la utopía nunca estuvo tan cerca de la realidad. España, lista para encumbrar ese ideal.

Fiesta española

Nosotros somos el escaparate: Del Bosque

El seleccionador español, Vicente del Bosque, se mostró orgulloso tras la victoria de su equipo ante Alemania, señalando que éste es el triunfo de la forma de entender el futbol de todo un país.

Agradezco mucho que se diga que nuestro equipo es el mejor del mundo.

Alemania ha sido un excelente rival. Yo he cumplido con mi obligación, que es conducir a mi equipo lo mejor posible , dijo Del Bosque.

Tras este triunfo quiero tener un recuerdo para la gente que ha pasado por la Selección en el pasado, que ha ayudado a que se dé este triunfo del futbol español. Es una victoria de la familia del futbol español, de gente anónima y nosotros somos el escaparate , añadió.

Xavi Hernández, quien fue declarado el mejor jugador de la semifinal, dijo que con este juego se puede ganar la final.

Tenemos que mentalizarnos de que es una final. Holanda vive un gran momento de forma, con grandes figuras de medio campo para adelante.

Tenemos que imponer nuestra personalidad. Si jugamos como hoy tenemos muchas posibilidades de ganar , afirmó.

Deportivismo alemán

Le pueden gana a cualqueira: Low

El seleccionador alemán, Joachim Low, reconoció que España es el mejor equipo del mundo. Estoy de acuerdo , respondió Low a la pregunta de su España es en este momento el mejor equipo del mundo.

En 2008 ganaron la Eurocopa y lo hicieron de forma soberasaliente. Han ganado todos los grandes partidos en los últimos años. Tienen casi la misma formación desde hace dos o tres años. Tienen automatismos , afirmó.

Pueden ganar cualquier partido, dominan y son difíciles de controlar, han sido buenos y constantes y han demostrado que le pueden ganar a cualquiera , señaló el alemán, quien en un gesto deportivo, reconoció la superioridad española y el merecimiento de su victoria.

En los últimos dos o tres años han demostrado que juegan muy bien y en este partido han mostrado gran clase. Han movido el balon con rapide. No pudimos deshacer su juego , dijo.

No tuvimos el coraje y la convicción de desempeñar plenamente nuestro juego. Nos hacían trabajar duro para conseguir la pelota, porque la hacían circular bien , dijo Low.