Contra todo pronóstico por su discreta campaña, Perú enfrentará al anfitrión Brasil en la final de la Copa América 2019 al golear 3-0 al bicampeón defensor Chile en la segunda semifinal, disputada en Porto Alegre.

Édison Flores abrió el marcador, Yoshimar Yotún amplió y Paolo Guerrero cerró la faena en el compromiso que se disputó en la Arena do Gremio ante 33,058 espectadores.

Eduardo Vargas tuvo la posibilidad del descuento en el último minuto del partido con un penal, pero remató a lo Panenka, picándola, y se lo atajó un gigante Pedro Gallese.

Campeón de la Copa América en los lejanos 1939 y 1975, Perú disputará su segunda final y lo hará por primera vez en los 103 años de historia del torneo contra Brasil, que venció a Argentina 2-0 en la primera semifinal.

“Estoy contento con cumplir los objetivos del equipo. Efectivamente fue un clásico contra Chile, un juego difícil, nos preparamos y ganamos muy bien”, afirmó el goleador peruano, Paolo Guerrero.

“El equipo estuvo concentrado, trabajamos concentrados y estamos en la final. Ahora tenemos que trabajar y pensar en Brasil. Va a ser una final muy difícil”, agregó el mayor goleador en activo de la Copa América.

Los incas realizaron una campaña discreta en la fase de grupos (empate 0-0 con Venezuela, victoria 3-1 a Bolivia y derrota 5-0 con Brasil) y en los cuartos de final eliminaron a Uruguay por penales 5-4 después de 0-0 en 90 minutos.

La final se jugará el próximo domingo en el Maracaná

No era un partido cualquiera el de este miércoles en Porto Alegre. Se trataba nada menos que del Clásico del Pacífico, el 81 encuentro entre los dos países vecinos que a lo largo de la historia han mantenido tensas relaciones. Y el futbol no ha escapado a ese escenario.

Perú ganó bien y borró de un plumazo su paso discreto en la Copa América, convirtiéndose en un finalista inesperado para sorpresa de un Chile que tenía pinta de finalista.

Apenas el árbitro tocó el pitazo final, los peruanos estuvieron eufóricos de alegría invadiendo plazas y calles celebrando el triunfo sobre un rival clásico como Chile.

Las caravanas de carros, los gritos de los hinchas, las bocinas y los altoparlantes calentaron la noche invernal, donde la garúa limeña no fue obstáculo para que hombres y mujeres celebraran su pase a la final después de 44 años.