La tarde amenazaba con pasar inadvertida luego de los yerros constantes de parte de los alternantes, pero saltó al ruedo el cierra plaza, Agradecido de Las Huertas, un novillo codiciosos al que el joven Gerardo Cruz lanceó a la verónica y le plantó cara para realizar una faena cargada de valor en la que le fue muy coreada una tanda por el lado natural que hilvanó en la querencia y tras la que al intentar otra serie fue cogido de manera aparatosa por su enemigo que le infirió una herida en la cara interna del muslo izquierdo pero que no fue suficiente para que el valiente chaval se fuera a la enfermería.

Su subalterno, Christian Sánchez, le aplicó un torniquete con su corbatín y a pesar de tener toda la disposición y entrega para quedarse a terminar su labor, las fuerzas lo abandonaron y terminó por desvanecerse para ser llevado al quirófano de la plaza mientras Rodrigo Ochoa terminaba con la vida del burel con una estocada defectuosa y tres golpes de descabello.

Éste último abrió plaza con Mexicano de la ganadería titular de Santo Toribio, al que lidió por ambos lados y despachó de entera tendida para saludar en el tercio.

Por su parte, Joel Delgado ‘Panita’, mostró voluntad al cubrir los tres tercios, recibió a portagaiola, realizó un quite por gaoneras y colocó banderillas para salir al tercio tras escuchar un aviso al término de su labor.

Pasó desapercibido el ecuatoriano Javier Segovia, quien fue abucheado por su medido valor y escuchó dos avisos; el regiomontano Cayetano Delgado extendió su faena y escuchó un aviso, su novillo se echó antes de que lo tratara de matar y fue apuntillado en el ruedo; mientras el Tlaxcalteca Ulises Sánchez destacó por lo efectivo de su estocada y dividió las opiniones.

José María Mendoza refrenda triunfo en la sexta

El diestro capitalino José María Mendoza asegundo su triunfo de la tercera del serial luego de cortar la oreja de "Peluquero" de Monte Caldera, al que lanceó variado, toreó muy quieto y ajustado por ambos lados y despacho de certera estocada para recibir el único apéndice del festejo. En su segundo, quedó muy cerca de volver a tocar pelo, sus fallas con el estoque se lo impidieron y luego de dos pinchazos y varios descabellos escuchó palmas tras dos avisos.

Alternó con Christian Iván quien obtuvo palmas y silencio con un aviso; y con el queretano Juan Pedro Llaguno que saludó en el tercio y recibió un bocinazo.