La imagen de un balón resbalando entre los dedos de Liborio Sánchez, portero de Chivas, quien fue fundamental para la derrota de su equipo ante Morelia será, para muchos, difícil de olvidar, pues su error parece haberle quitado la mitad de un boleto que su equipo parecía haber comprado anticipadamente.

Es en estos casos, cuando uno se convierte en villano o en héroe, no hay más, pues la diferencia en ocasiones resulta abismal, cuando se da un enfrentamiento entre experimentados arqueros o novatos cancerberos, tal y como se ha visto en los partidos de ida de cuartos de final, que este fin de semana determinarán a los semifinalistas del Bicentenario 2010.

En esta serie, los porteros han sido determinantes. Algunos de los porteros jóvenes, cuando tuvieron que mostrar la experiencia tuvieron errores. En este tipo de situaciones, la experiencia cuesta mucho y eso puede ser una ventaja o desventaja dentro del terreno de juego , afirmó a El Economista el exarquero Adrián Chávez.

Porque entre Pumas y Santos, el duelo Oswaldo Sánchez y Sergio Bernal se antoja parejo, al tener ambos experiencia y títulos defendiendo sus respectivas porterías. Otros encuentros, como el de Liborio Sánchez, quien apenas ha jugado un partido de Liguilla y Moisés Muñoz con 31 encuentros disputados en esta instancia, parece una desventaja para el Rebaño Sagrado.

Serán series muy disparejas. Por ejemplo, Guadalajara tiene un portero joven, inexperto, que pareció no controlarse, mientras que Morelia cuenta con Moisés (Muñoz) que ya conoce este tipo de presión , comentó Chávez.

En tanto, la serie entre Pachuca y Monterrey, de acuerdo con el examericanista, podría estar dispareja al tener en duda al experimentado Miguel Calero, quien se perdería el encuentro debido a una lesión.

Puede afectar, porque Pachuca está acostumbrado a Miguel, que es un portero con mucha experiencia que maneja muy bien el cuadro bajo, es un líder dentro de la cancha, habla mucho. Es difícil determinar si el suplente (Rodolfo Cota) puede o no sacar adelante el partido, quizá eso sí podría dejar en desventaja a Pachuca , comentó.

Mientras que entre Alfredo Talavera y Armando Navarrete, la inexperiencia será uno de los factores a vencer para ambos son porteros jóve­nes, pero deben jugar este tipo de partidos para tener experiencia.

Para los equipos es un arma de dos filos, te arriesgas con un portero joven para que agarre experiencia, o agarras uno que tenga experiencia que sabes que no te va a fallar, pero en una Liguilla, se viven muchas situaciones que disparan tu adrenalina, y hay que saber dirigirla adecuadamente para no fallar , concluyó.