El Abierto Mexicano de Tenis contará, en palabras de su director, Raúl Zurutuza, con el mejor draw de la historia . El ranking lo respalda. Los principales tenistas -tanto en la rama varonil como femenil- estarán entre el sitio tres y 75 del mundo entre ambas categorías.

Además de figuras como Andy Murray, David Ferrer o la sensación del Abierto de Australia, el búlgaro Grigor Dimitrov, estará, en la rama femenina, la eslovaca Dominika Cibulkova, que eliminó hace unos días a María Sharapova.

Tras una larga tradición de arcilla, el Abierto Mexicano se jugará en cancha dura. Será una cancha más lenta, habrá más rallies en el juego y se parecerá mucho a Indian Wells , dijo Zurutuza.

ASEGURA SU FUTURO FINANCIERO

El Abierto Mexicano de Tenis aseguró su futuro financiero al menos hasta el 2020. Ayer, Raúl Zurutuza, director del torneo, anunció la extensión de contrato con sus dos socios comerciales más importantes, HSBC y Telcel, con acuerdos que alcanzan la próxima década.

Es sin duda una de las relaciones de publicidad deportiva más longeva de la historia del deporte mexicano , resumió Zurutuza al charlar sobre las renovaciones contractuales. El contrato con HSBC será firmado en los próximos días y también será en las semanas siguientes cuando se cierre el acuerdo de renovación con Telcel.

El Abierto Mexicano de Tenis se ha caracterizado por sus relaciones comerciales extensas. Destaca, por ejemplo, su prolongado acuerdo con Grupo Modelo, que tiene vigencia desde que comenzó el evento en 1993, mismo caso de la marca deportiva Wilson y el acuerdo con Adidas por cinco años. Además se anunció la continuidad como patrocinador del evento al Consejo de Promoción Turística de México.

ESTRENARÁN OJO DE HALCÓN

El Abierto Mexicano de tenis, que es Open 500 en la clasificación de la ATP, tendrá como una de sus novedades la implementación del Ojo de Halcón, cámara que ayuda a determinar y decidir algunos puntos durante un partido, sobre todo las acciones más polémicas. Zurutuza detalló que la inversión para implementar esta tecnología -a partir de este año se jugará el torneo en cancha dura- es entre 80,000 y 100,000 dólares.