La forma en que la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y la Liga MX manejaron la crisis derivada de las agresiones a dos de sus árbitros significó un duro golpe a la imagen del torneo mexicano, aseguraron a El Economista especialistas en Marketing Deportivo e Imagen.

Luis Eduardo Gutiérrez, experto en patrocinios deportivos, explicó que la repercusión inmediata para el campeonato azteca no será económica, sino en la imagen que está proyectando tras éste hecho, al que se suman otros actos de violencia, afectando la percepción hacia la Liga de parte de sus patrocinadores, de los medios y del aficionado, a los que se les han vendido valores muy diferentes .

En Veracruz se presentó una bronca en el Luis Pirata Fuente y en Morelia se lanzó una botella a la cancha, que por poco impacta a Rubens Sambueza, futbolista que también ha sido inhabilitado por lesionar a Isaac Brizuela.

Luis Eduardo apuntó que la percepción sobre la Liga MX, la Federación y sus agremiados podría afectar próximas negociaciones con patrocinadores, o bien, provocar que al concluir un contrato ya no haya interés por renovarlo. El especialista expuso que no cree que haya sido casualidad que en la Conferencia en la que Enrique Bonilla, presidente de la Liga, anunció que se suspendía la Jornada 10, no existiera ningún rastro de BBVA Bancomer, patrocinador del campeonato que seguramente quiere ser ajeno a cualquier tipo de actos de violencia y polémica de este tipo.

Mala comunicación y crisis en todos los niveles

Jorge Badillo Nieto, autor del libro La mercadotecnia y el deporte ahora y consultor en Mercadotecnia Deportiva, en charla con este diario opinó que, tras los problemas de violencia y malos manejos en las sanciones, la Femexfut, la Liga MX y la Comisión de Árbitros han entrado en una crisis de imagen y credibilidad , situación que puede generar desconfianza en sus aficionados y patrocinadores.

Una reputación corporativa e imagen pública afectada se traduce en percepciones negativas, desprestigio, desconfianza de aficionados, patrocinadores y diversos públicos, que son los objetivos de este negocio , agregó Badillo Nieto quien enfatizó que debido a que en el futbol y los patrocinios las percepciones son muy importantes, todas los señalados dentro de este problema tienen mucho que perder .

La FMF genera confusión ?sobre su autoridad

Por su parte Eric Olavarrieta, consultor en Imagen Deportiva, aseguró que debido a los constantes problemas en sus procesos de comunicación y a la carencia de contar con un manual de crisis, las formas en que han tomado las decisiones en los últimos torneos genera confusión .

La afición puede cuestionarse qué poder y autoridad tiene la Federación. Si se dice que es el ente todo poderoso en el futbol ya no sabemos hasta qué punto lo es , argumentó el especialista, quien enfatizó que al organismo que preside Decio de María le urge tomar una postura mucho más sólida y firme , además de buscar generar mayor empatía con los aficionados.

Finalmente, haciendo referencia a la afición, fue Ricardo Salinas Pliego, dueño de Monarcas y Atlas, quien dio su opinión a través de sus redes sociales, asegurando que no se pueden tomar este tipo de decisiones que afectan directamente a los fanáticos, que finalmente sostienen este negocio-espectáculo.

Jugadores y árbitros tienen un papel claro, y muy bien retribuido en el futbol. No pueden secuestrar a la afición mexicana. ¡Inaceptable !, sentenció

Con sus últimas decisiones, la FMF y la Liga han autogolpeado su imagen, situación que podría repercutir entre sus patrocinadores.

Por ahora, a Decio de María, Enrique Bonilla, debería servirles de lección lo sucedido en los últimos días para evitar sufrir este tipo de incidentes que puedan poner en riesgo el negocio que encabezan.

carlos.herrera@eleconomista.mx