En diciembre del año pasado se jugó por primera vez en la historia la final de la Supercopa de Italia en el estadio King Abdullah Sports City de Yeda en Arabia Saudita. En enero del 2020 se disputará el nuevo formato de la Supercopa de España con Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid y Valencia en la ciudad.

El país se forma un nombre en el futbol mundial con destacados torneos europeos, y va a la par del desarrollo de la Liga Profesional Saudí, con ejemplos como Al-Hilal, el último campeón asiático, que utiliza su potencial económico para establecerse como el equipo más ganador del país con 14 títulos.

La plantilla actual se conformó al aumentar la inversión. En los últimos seis años invirtieron 74.3 millones de dólares en futbolistas y 60 se desembolsaron en los últimos tres, 420% más en relación con los tres años anteriores. Las dos cifras superan el valor del equipo según Transfermarkt: 50.6 millones.

La política para gestionar el plantel consiste en jugadores saudíes, a los que suman extranjeros, en su mayoría, de calidad probada y con experiencia en diferentes partes del mundo.

Los siete extranjeros del equipo tiene un promedio de edad de 29 años. Con una edad alta, Al-Hilal significa un destino donde los jugadores pueden mantener actuaciones destacadas acompañadas de un buen sueldo.

El delantero Bafétimbi Gomis llegó al equipo con 32 años, lleva 42 goles y nueve asistencias en 57 partidos. Además, mejoró el salario que ganaba en el Galatasaray, 3.8 millones de dólares al año, en Arabia obtiene 11.1 millones anuales. Sebastian Giovinco, exinternacional italiano, gana 11.5 millones de dólares al año, tras su paso por la MLS.

“El crecimiento se debe a que son conscientes de que deben mejorar, y por eso invierten en una Liga más potente deportiva y económicamente. Han apostado en sus plantillas, en las que hay jugadores que elevan la calidad de los locales”, describe el entrenador español Pedro Gómez Carmona, sobre el crecimiento del futbol en Arabia.

Aunque se asume que los jugadores eligen el país asiático para obtener un buen salario en sus últimos años de carrera, Gustavo Cuéllar, con 27 años, es el segundo extranjero más joven del equipo y mantiene participaciones con la Selección de Colombia, con la que jugó la Copa América 2019.

Pero desde Colombia es difícil seguir al futbol de Arabia y puede perder relevancia en comparación a futbolistas que se desarrollan en América o Europa.

“Llamó mucho la atención su fichaje al futbol árabe, se dice que fue una decisión personal que tiene que ver con el tema económico. El futbol de allá en Colombia no lo podemos ver, ni siquiera se transmite el Mundial de Clubes. Por eso, estando en el Al-Hilal, pierde protagonismo, pero mantienen su seguimiento desde la Federación Colombiana”, comenta a este diario Álvaro Higuita, quien estuvo a cargo de prensa y logística de Deportivo Cali durante siete años, equipo donde se formó Cuéllar.

[email protected]