El liderato que Santos puede presumir tras 10 jornadas de competencia es un fruto del trabajo de todo el equipo, pero como en todo grupo hay quienes tienen un mayor peso e influencia y terminan por convertirse en líderes de las instituciones. Tal es el caso de Carlos Izquierdoz, zaguero argentino que cumple su octava campaña con la camiseta del cuadro de Torreón, conjunto que ha encontrado en el espigado futbolista de 29 años al líder que Robert Dante Siboldi necesita en la cancha.

El jugador que debutó como profesional en el Club Atlético Atlanta de su país y que ya se ha coronado en Copa y Liga MX en México platicó con El Economista y habló sobre la forma en la que ha encarado los mejores y más complicados momentos en México, asegurando que sigue “viviendo un sueño” al entrenar cada día y salir a la cancha en los partidos, situación que le ha permitido mantenerse durante ocho temporadas en un mismo equipo en una época en la que es común que los futbolistas cambien cada semestre de camiseta.

A continuación, la charla con el capitán del líder del Clausura 2018, quien con 128 duelos de Liga y 14 anotaciones asegura que “amar” su profesión y entregarse cada día le han permitido labrar su exitosa carrera en México.

Santos se ubica en el liderato de la mano de Robert Dante Siboldi. ¿Qué distingue al entrenador de Santos del resto de los estrategas?

La idea de juego tiene una propuesta muy interesante. Nos ha dado herramientas y los argumentos para desplegar este futbol. Después también es muy importante la confianza en los jugadores, gracias a ello tenemos a Djaniny (Tavares) en el mejor momento. Él, además de confianza, ha colocado a los jugadores en donde más cómodos se sienten, todo eso nos ha llevado al mejor nivel para rendir de la mejor forma en beneficio del equipo.

Al ser el capitán y el líder del equipo, ¿cómo trabajaste para no decaer y seguir siendo un ejemplo para tus compañeros?

Nosotros amamos la profesión que hacemos, siempre nos entregamos al máximo e intentamos hacer las cosas lo mejor posible, a veces salen y en otras no. Sabemos que son rachas y circunstancias en las que uno busca trabajar de forma distinta de cómo lo hacía antes para tratar de revertir la situación. Sobre todo hay que apoyar al equipo para lo que viene más adelante.

¿Como capitán se sufre más que el resto de los futbolistas?

No creo. Los malos momentos los sufrimos todos. Por ahí los jugadores más grandes y de experiencia tienen la responsabilidad de buscar momentos del pasado que por ahí te han llevado a las posiciones en las que quieres ubicarte. Se tiene que recordar cómo se hizo para salir de crisis.

Sabíamos que la calidad de los jugadores la teníamos y que simplemente era dar vuelta a la página y corregir errores que cometíamos.

Llevas muchos años en Santos. ¿Cuál ha sido la clave para que en una época en la que es tan fácil cambiar de camiseta estés disputando tu octavo torneo en el club?

El compromiso, la entrega, la disciplina; son cosas que tal vez encuentras en los jugadores de futbol, pero a veces al final del torneo se dan cuenta de que su presente no es el mejor, entonces buscan cambio y tienen la alternativa de mejorar. En mi caso es por la regularidad que he tenido, creo que desde que llegué he rendido en el equipo y he aportado de distintas formas.

Me ha tocado ser campeón y creo que por eso la gente se siente identificada por eso y porque siempre me he entregado. Los últimos tiempos hemos sido irregulares como equipo, pero queremos hacer cosas importantes, porque esa es la forma de quedar en la historia de los clubes.

En este torneo son los líderes tras 10 jornadas, pero en el pasado reciente la inversión millonaria que han hecho Tigres y Monterrey los han tenido en las finales. ¿Ustedes se han llegado a sentir en desventaja?

No. Son las reglas del juego, siempre hay equipos que invierten más o menos. Lo importante es armar buenos equipos, y si Tigres ha marcado diferencia es porque  (Ricardo) Tuca Ferretti, más allá de los jugadores que tiene es un entrenador que les ha dado una forma de jugar. Eso se les debe reconocer a ellos porque hay clubes que invierten mucho y no se les dan los resultados.

Para mí la clave es formar un buen equipo. En Santos ya teníamos muy buenos valores el torneo pasado y han llegado dos o tres jugadores que han aportado muchísimo y han hecho que el equipo se vea más sólido.

Tenemos claro que eres un gran jugador, ¿pero hay algo que no te guste de tu profesión?

No. Desde chiquito soñaba con esto y creo que no hay nada malo. Sí pasamos mucho tiempo lejos de la familia pero en otras profesiones se levantan temprano y llegan a la casa las 8 de la noche y nosotros no tenemos que hacer eso. Me siento privilegiado de lo que hago y lo disfruto cada día porque estoy cumpliendo mi sueño.

[email protected]