El tiempo se acerca. En sólo 161 días, el camino final para llegar a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 llegará y los organizadores mantienen la presión de hacer de ésta no sólo una de las mejores competencias de las que se tenga memoria, sino también una de las menos costosas.

Organizar una competencia de tal importancia no es cosa sencilla y los londinenses lo saben. Al menos hasta el último reporte económico oficial del Comité Organizador, el costo de los JO significará un gasto de 14,595 millones de dólares, lo que significa que es superior al PIB de 51 países, 40% del de Paraguay, 33% de Luxemburgo y casi 1% de México.

Este monto significa el gasto total de la organización, tanto de los olímpicos como de los paralímpicos, e incluye gastos destinados al Comité Organizador (LOCOG), presupuesto para garantizar la seguridad, la construcción de instalaciones, operación de la ciudad, programas de turismo y construcción de carreteras y vialidades que hagan más accesibles las competencias.

Pese a haber tenido un presupuesto austero, la cantidad que se invertirá en la justa veraniega será considerable si tomamos en cuenta que los 14,500 millones de dólares que costará el evento son equiparables al patrimonio total con el que cuenta la empresa automotriz BMW.

Costó 44% de lo que se invirtió en Beijing 2008

La justa olímpica es uno de los eventos de mayor importancia deportiva a nivel internacional, junto con la Copa del Mundo de futbol. Sin embargo, los Juegos Olímpicos son mucho más caros que un Mundial.

De acuerdo con el reporte financiero de la FIFA del 2010, la Copa del Mundo de Sudáfrica ese año tuvo un costo total de 6,485 millones de dólares, lo cual indica que, de decidirlo, el LOCOG podría organizar 2.25 mundiales con el presupuesto que tiene para Londres 2012.

No obstante, hasta el momento ningún Comité Organizador ha sido tan oneroso como el de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. En la justa de hace cuatro años, se estima que se invirtieron unos 40,000 millones de dólares para el evento más caro en la historia.

Londres, por su parte, apenas invertirá 44% de lo que Beijing gastó para sus Juegos. Pese a ello, el presupuesto londinense alcanzaría también para organizar al menos unos 36 Super Bowl, si se considera que según reportes de la NFL el del 2002 entre San Luis y Nueva Inglaterra tuvo un costo de 400 millones de dólares.

Del mismo modo, esos 14,595 millones de dólares podrían servir para organizar unas siete ediciones de Juegos Olímpicos Invernales, si se toma en cuenta que la más reciente justa de ese tipo, que tuvo lugar en Vancouver en el 2010, tuvo un costo de apenas 2,000 millones de billetes verdes.

Aunque para algunas voces los Juegos Olímpicos significan un derroche de dinero, los londinenses han expresado que ésta es una oportunidad fantástica para lograr beneficios económicos, pero sobre todo para fomentar el espíritu olímpico en todo el mundo , afirma Hugh Robertson, ministro del Deporte y de los Juegos Olímpicos de Gran Bretaña en el informe económico.

[email protected]