Una pantalla gigante en una de las plazas más concurridas de Dubai, donde los habitantes se dividen entre playeras blancas y blaugranas. Horarios dispuestos para beneficiar a los aficionados de Estados Unidos, pero no perjudicar la noche de los seguidores asiáticos; también, eventos en México donde se vincula el futbol con el automovilismo, como las experiencias y recuerdos de Carlos Sainz sobre su afición por Real Madrid.

El partido del próximo domingo entre Barcelona y Real Madrid se transmitirá en 185 países y el alcance de cobertura del partido llegará a 650 millones de personas, para convertirlo en el evento deportivo en vivo con mayor potencial de audiencia de todo el deporte español.

“En la Liga trabajamos para expandirnos y hacer llegar el futbol a nuevos territorios. El Clásico es uno de las principales eventos que nos permite llevar a las pantallas de cientos de aficionados alrededor del mundo”, indica Nuño Pérez-Pla, director de la oficina de la Liga en México y el Caribe.

Las estimaciones del torneo español indican que las últimas dos ediciones del clásico español registró una audiencia estimada de hasta 400 millones de personas en el mundo, lo que convierte al derbi como el único partido de temporada regular de cualquier torneo de futbol en tener los niveles de alcance global en transmisiones, superando eventos donde se definen campeonatos, como Super Bowl, final de Eurocopa, final Champions League, así como NBA y MLB.

“Nos conocen en más regiones y culturas distintas y la colaboración con nuestros broadcasters (televisoras dueñas de los derechos de transmisión) nos ha permitido que el partido sea cada vez más visto en todo el mundo, a través de estrategias de promoción y la capacidad tecnológica de la Liga, llegamos a más hogares y centros de ocio para ver el partido”, añadió Nuño Pérez-Pla.

Existen al menos dos rasgos que Real Madrid, Barcelona y la Liga han implementado para posicionarse como uno de los partidos de futbol con mayor audiencia en el mundo. El número de jugadores extranjeros en cada plantel, la calidad y una estrategia para cambiar horarios y satisfacer las demandas de los televidentes en los mercados de Asia y Estados Unidos, prioritarios para la Liga.

“La distribución de horarios de los partidos es una estrategia internacional que estamos teniendo en los derechos audiovisuales, nos está ayudando a incrementar las inversiones y la venta internacional que hemos hecho este año en Europa que se ha incrementado en 30% de los derechos internacionales de la Liga para los próximo tres años”, señala el directivo español.

Asimismo, 27 de los 48 jugadores que integran los planteles de Real Madrid y Barcelona son extranjeros, desde países como Brasil, Costa Rica, Croacia, Alemania, Bélgica, Francia, entre otros.

La apuesta de la la Liga es cautivar a más aficionados internacionales, el mercado español es pequeño y su primer objetivo es Asia. Según cifras de la Liga, el último año lograron aumentar 50 millones de aficionados a su base de aficionados con origen en países asiáticos, que siguen y consumen partidos del torneo español.

Una de sus estrategias es la calidad y producción televisiva y para el clásico español intervienen más 400 personas de producción para una transmisión del partido, 30 cámaras de última tecnología y escenas especiales desde el recorrido, perspectiva cenital, desde el punto de vista del aficionado y demás experiencias para los televidentes.

Para tener una comparación con el estándar de producción en la Liga MX, en las transmisiones del futbol mexicano se emplean 10 cámaras de transmisión.

A continuación los partidos con el número de televidentes:

  • Real Madrid vs Barcelona: 400 millones.
  • Final Champions League 2017: 380 millones.
  • Final Eurocopa 2016: 299 millones.
  • Super Bowl LII: 160 millones.
  • Finales NBA 2018: 50.6 millones.
  • Serie Mundial de Beisbol 2017: 44.3 millones.

(Fuente: Forbes, La Liga, La Jugada Financiera, Total Sportek)