La continuidad en la dirección técnica en los clubes del futbol mexicano está muy lejos de ser un hábito. En nuestro balompié pocos creen en los procesos largos, muchos carecen de paciencia. De acuerdo con datos obtenidos por El Economista, en los últimos seis torneos en promedio cada club logra mantener a su entrenador por un año.

Si esas cifras ya son alarmantes, lo son mucho más los 59 entrenadores que han desfilado en los últimos tres años por la Primera División del balompié nacional. Un número que luce muy grande para un campeonato que sólo cuenta con 18 clubes participantes y que optan por cambiar de líder de su vestidor en repetidas ocasiones.

Si algo se puede rescatar de estos números es que 22% de los 59 estrategas que han trabajado en Primera División en los últimos torneos se han mantenido vigentes, aunque sea brincando de una institución a otra.

SERGIO BUENO, EUGUI Y EL PIOJO SON LOS QUE MÁS CLUBES HAN DIRIGIDO

Por más raro que parezca, al menos por su productividad y por tener encima la carga de haber descendido al menos un equipo, Sergio Bueno y Héctor Hugo Eugui son los dos entrenadores que más clubes dirigidos registran en los últimos tres años futbolísticos, en los que parece tener poco valor el contar en su trayectoria con un fracaso del tamaño de una franquicia que perdió la categoría.

Bueno fue timonel de Santos, Necaxa, Puebla y San Luis, sin nada que presumir antes de su cese; lejos de ello, carga con el peso del descenso de Hidrorayos, además de que tuvo que mirar la mayoría de las liguillas por televisión y hacer maletas muy pronto en cada club que le abrió sus puertas.

Mismo caso el de Eugui, uruguayo que dirigió a Indios, Puebla, Toluca y Estudiantes, conjunto con el que hace unas semanas perdió la categoría.

Aunque los de Ciudad Juárez no bajaron a Segunda División bajo su dirección técnica, sí pesó mucho su paso por el club de la frontera, el cual abandonó con números que nadie envidiaría.

Si bien no ha podido coronarse, Miguel Herrera merece otro tipo de mención, porque logró calificar al menos una vez a Tecos, Atlante y América, los tres clubes por los que ha desfilado, teniendo mayor mérito con los primeros dos equipos, ya que en ambos se encontró con planteles cortos a los cuales logró hacer jugar bien y ganarse al menos una ocasión el derecho de luchar por el campeonato, el último de ellos con Águilas.

ENRIQUE MEZA, TOMÁS BOY Y VUCETICH, LOS QUE NO SE MOVIERON

Aunque el Ojitos Meza y el Jefe Boy ya dejaron a Cruz Azul y a Monarcas Morelia, respectivamente, se tiene que destacar que en estos tres años sus proyectos tuvieron continuidad y no fueron movidos de sus cargos hasta hace unos días. Eso sí, se pudieron despedir con la cara en alto, ya que ambos lograron calificar constantemente y llegar a una final, aunque no salieron triunfadores.

Víctor Manuel Vucetich no se movió de rayados, conjunto con el que ganó dos ligas y dos Concachampions y con el cual negocia una posible ampliación de contrato.

carlos.herrera@eleconomista.mx