Los 34 goles que se han anotado a partir del minuto 75 en el Mundial de Rusia representan una cuarta parte de los que se han marcado en el certamen. De ésos, 25 se realizaron a partir del minuto 85. Es decir, 18% de las anotaciones en la Copa del Mundo se realizan cuando los partidos viven sus últimos segundos o están en tiempo de compensación.

“Esta tendencia coincide con dos factores”, señala Jacques Passy, entrenador de la Selección de Saint Kitts y Nevis. “El primero es la inclusión del Video Assistant Referee (VAR), que ha permitido que se señalen penales en los últimos momentos que anteriormente el árbitro dejaba pasar porque no quería ser protagonista del encuentro. O, por otro lado, que se revisen y se concedan anotaciones en jugadas dudosas”.

Por lo menos tres goles se han marcado con ayuda del VAR en los últimos minutos en lo que va del certamen. El primero fue el penal que anotó el iraní Karim Ansarifard en el empate ante Portugal, luego llegó el tanto de Kim en el primero gol de Corea del Sur ante Alemania que fue validado por el videoarbitraje y, finalmente, el del español Iago Aspas que también necesitó la ayuda de la tecnología para anular un supuesto fuera de lugar. Con el tanto, España igualó el partido con Marruecos y avanzó como primer lugar de grupo.

El segundo factor que señala Passy es la resistencia física de los jugadores.

“Casi todos los futbolistas tienen esta característica y eso les permite que mantengan la intensidad hasta los últimos minutos de juego. Si hay un jugador que no tenga esta capacidad, es probable que por su sector se realice el gol. Es el Mundial más físico de la historia”.

De los 34 goles que se han anotado en los últimos 15 minutos del partido, 16 de ellos cambiaron el resultado por un empate o una victoria en favor de la selección anotadora. El ejemplo más llamativo fue el del argentino Marcos Rojo que le permitió a Argentina ganar el encuentro ante Nigeria y avanzar a los octavos de final.

El entrenador sostiene que para que el VAR y la resistencia de física de los jugadores hayan jugado un papel fundamental en los goles de último minuto, también se debe a que las selecciones menores se han acercado a las de mejor nivel.

“La cercanía de niveles entre ambas selecciones permitió que los últimos minutos fueran relevantes para casi todos los partidos del Mundial. Muchos equipos llegaron abajo por un gol en los últimos momentos y por eso tuvieron oportunidades de anotar. En otros Mundiales esto no sucedía”.