La derrota de la Selección Mexicana femenil ante Panamá fue uno de los descalabros más fuertes en su historia. El Tri nunca había perdido con el seleccionado centroamericano y, al menos, en los últimos cuatro años sólo había caído contra tres rivales de la Concacaf: Costa Rica, Canadá y Estados Unidos.

El descalabro evita que el representativo mexicano asista a su tercer Mundial seguido y la cuarta en su historia. Además se ausentará por primera vez desde China 2007, cuando la Concacaf sólo repartía dos boletos para el certamen, que Canadá y Estados Unidos —las potencias de la zona— se quedaron con ellos en aquella ocasión.

Las declaraciones de Medina son un duro golpe para la Liga MX Femenil, que apenas se fundó en el 2016 y la cual aportó a ocho jugadoras para integrar el plantel que fracasó en el presente Premundial.

“La lecciones que nos llevamos son: ¿cómo podemos equiparar las capacidades físicas de nuestras futbolistas con las estadounidenses? y, personalmente, ¿cómo podemos buscar más talento?”, dijo Roberto Medina, entrenador de la Selección, quien tomó el cargo en enero del 2017.

La caída ante Panamá —que ganó el encuentro con goles de Karla Riley (47’) y Lineth Cedeño (85’)— también trunca las aspiraciones de esta generación de futbolistas, ocho de las cuales juega en el futbol europeo y en la que destacan Charlyn Corral (Levante) y Kenti Robles (Atlético de Madrid). Nunca antes en la historia hubo una Selección con tantas futbolistas en el balompié europeo.

La victoria para la Selección panameña, que fue la tercera en toda la historia del certamen, es la más importante desde que participa en torneos internacionales. Antes del presente Premundial, sólo había participado en el del 2002 y el 2006. En ambos fue eliminada en la fase de grupos y, por consecuencia, nunca ha asistido a una Copa del Mundo.

Según el ranking mundial de la FIFA, Panamá se encuentra en el lugar 66; mientras que México está en el 24.

[email protected]