El Super Bowl representa para la NFL un broche de oro a una temporada que, más allá de lo deportivo, ha sido un vendaval de buenas noticias en lo comercial. De acuerdo con The Nielsen Company, durante la campaña regular de la Liga se llegó a más de 200 millones de espectadores únicos y en porcentaje, cada partido lo vieron 17.5 millones de personas tan sólo en Estados Unidos.

Para el Super Bowl XLVI, el cual se disputará entre Patriotas de Nueva Inglaterra y Gigantes de Nueva York este domingo, la señal será transmitida a más de 180 países y territorios. En Indianápolis transmitirán empresas como Sporting Telenet de Bélgica; las chinas Shanghai Media Group y Guangdong Televisión; de Dinamarca, ViaSat; W9 Francia y SAT.1 de Alemania; Sport1 de Hungría; NHK y Nippon Television de Japón; la rusa NTV Plus y de Reino Unido BSkyB y BBC TV. México destaca como el país que más televisoras tendrá en Indianápolis al sumar el personal de cuatro: Televisa, TV Azteca, ESPN y Fox Panamerican Sports.

El Super Bowl XLVI será transmitido en vivo en 25 idiomas, 10 en directo desde el Estadio Lucas Oil, entre estos, el chino, japonés, ruso y español.

El Super Tazón anterior tuvo una audiencia de 111 millones de espectadores tan sólo en EU, para este año podría superarse la cifra al revivir el juego de hace cuatro campañas, cuando Gigantes sorprendió a Patriotas en Phoenix, Arizona.

Va a nuevas plataformas

Tanto en Estados Unidos, como en México, el juego alcanza nuevas formas de difusión.

En nuestro país, el partido no sólo se podrá ver la televisión, sino que Cinemex tendrá la señal desde Indianápolis para 34 de sus locaciones en el DF y 46 más en el interior de la República. El boleto costará 99 pesos.

En tanto, en Estados Unidos, será la primera vez que el Super Bowl sea transmitido en línea, a través de smartphones.

En Twitter: @PabloEscobedo