Johannesburgo. Ningún ranking se respeta en Sudáfrica. Ni el de la FIFA, ni el PIB, ni el Informe de Desarrollo Humano de la ONU, ni los reportes de Transparencia Internacional, ni los presupuestos de cada Federación.

Sudáfrica ha liquidado cualquier pronóstico. Por un lado refutan los números mientras convencen en la cancha.

Si por el Producto Interno Bruto fuera, los cuartos de final estarían siempre integrados por selecciones que pertenecen al G-8, donde figuran las naciones más poderosas del mundo. Pero de los ocho clasificados sólo uno es de las llamadas potencias: Alemania. Además del emergente más promisorio, Brasil, los demás no presumen de ser economías de alta alcurnia.

El analista financiero de la publicación africana Bussiness Day, Alan Parker, aseguró en charla con El Economista que si bien el PIB no es un factor fundamental en el juego, sí refleja el poder financiero que a su vez se puede medir en programas para el desarrollo del deporte. Es fabuloso ver cómo naciones como Ghana o hasta el mismo Paraguay, pueden llegar tan alto ante países que invierten el triple o cuádruple en el futbol .

Alemania es la quinta nación con mayor PIB nominal según el Fondo Monetario Internacional, Brasil es el octavo y España la novena. Luego viene la gran brecha en la clasificación y donde están países en el sitio 81 como es Uruguay, Ghana, 102 y Paraguay que es 105.

Y es que además, algunas cifras de los ochos equipos que se mantienen con vida no son para presumir. Pero ahora en el mundo se habla más del penal de Óscar Cardozo que del puesto 154 que tiente Paraguay en el ranking de Transparencia Internacional sobre la corrupción en una lista de 180 naciones.

Nicholas Biekpe, editor del African Finance Journal, revista especializada en artículos financieros de la región, comenta que el futbol es uno de los objetos de estudio menos medibles, puede el país caerse o estar en guerra, pero el futbol se exime casi siempre de esos problemas. Quizás no sirva mucho para generar más dinero y contrasta con las situaciones reales del país, pero ayuda para sanear ciertas penas .

En el tema del desarrollo humano, el índice que realiza la Organización de Naciones Unidas (ONU), que incluye práctica del deporte, sólo España, Alemania y Holanda entran en la categoría de muy alto y otras como Paraguay o Ghana apenas logran su acomodo en desarrollo medio.

UBS y Goldman Sachs acarician la gloria

Brasil no deja de ser favorito en un Mundial jamás. Y así lo corroboran las predicciones matemáticas y financieras de UBS y Goldman Sachs, quienes lo dieron como campeón y se mantienen con vida en sus pronósticos

Para Goldman, Brasil es la nación que más probabilidades tiene de ganar.

De acuerdo con sus conclusiones su porcentaje es de 13.76 por ciento.

La firma que sí quedó lejos en sus proyecciones fue JP Morgan, que dio a Inglaterra como el máximo favorito para coronarse en Sudáfrica.

Según sus datos, Inglaterra disputaría la final con España, otro de los grandes favoritos para llevarse el torneo, y lo derrotaría en penales.

En el tercer lugar estaba colocada la Selección de Holanda, que enfrenta mañana a Brasil.