La meta de Alejandro Ochoa, presidente de Ocho Sports, es clara. En cinco años el Jalisco Open tiene que crecer y convertirse en un torneo ATP 250. De entrada, el certamen está en el grupo de ATP Challenger Tour y en ese tiempo buscará ganarse un lugar en el mapa tenístico mundial.

Ambas partes, nosotros como organizadores y la ATP, necesitamos ganar confianza para que el torneo poco a poco vaya creciendo , explico Ochoca, hermano de la exgolfista Lorena Ochoa y dedicado a la promoción deportiva.

El torneo, que se jugará del 20 al 26 en el Centro Telcel de Tenis de Guadalajara y que será la sede del tenis en los Juegos Panamericanos, es el tercero de mayor relavancia en nuestro país después del Abierto Mexicanos de Tenis de la serie ATP 500 y del Abierto de Monterrey de la WTA.

La bolsa del certamen será de 100,000 dólares y tendrá un cuadro de 32 tenistas y 16 parejas en dobles. El campeón ganará 14,000 dólares y 110 puntos ATP.

En la lista de 28 jugadores, los cuatro restantes llegarán vía calificación y wild card, destacan Nicolás Massú (Chi), Bobby Reynolds (EU), Ito Tatsuma (Jap), Paul Capdeville (Chi), Giovanni Lapentti (Ecu) y Marco Chiudinelli(Sui)

Los organizadores esperan que unos 10,000 asistentes durante la semana y creen que´en los últimos tres días de torneo, el estadio, con capacidad para 2,700 personas, logre llenos totales.

La entrada al torneo será gratuita y los boletos se repartirán en los próximos días en Gudalajara.