A cinco jornadas de su final, el torneo Clausura 2018 se perfila para igualar el récord de menos entrenadores destituidos en la era de los torneos cortos. Con las salidas de José Guadalupe Cruz y Rubén Omar Romano de la dirección técnica del Atlas, la actual campaña iguala lo sucedido en las temporadas Clausura 2007 y Bicentenario 2010, en las que tras las 17 fechas de competencia sólo dos cabezas rodaron.

El profe Cruz salió del club rojinegro tras dirigir dos jornadas con saldo de dos descalabros. Por su parte, Romano duró nueve semanas al frente de los zorros, conjunto con el que pudo obtener dos victorias, un empate y seis derrotas.

Fueron Omar Arellano, quien dirigía a Necaxa, y Pedro Monzón, que estaba al frente de Veracruz, los hombres que tuvieron que dejar el banquillo en el Clausura 2007.

Después, en el Bicentenario 2010, los estrategas que perdieron el trabajo fueron Luis Fernando Tena, quien salió de Chiapas, y José Treviño, a quien tuvieron que darle las gracias de Indios.

La paciencia y regularidad que ha existido en el actual campeonato contrasta con lo que sucedió apenas el semestre pasado. Y es que en el Apertura 2017 fueron ocho los entrenadores que dejaron los proyectos que habían iniciado antes de que concluyera la campaña.

Francisco Palencia (Pumas); Javier Torrente (León); José Manuel de la Torre (Santos); Juan Antonio Luna (Veracruz); Sergio Egea (Pumas); Rafael García (Puebla); Jaime Lozano (Querétaro), y Eduardo Coudet (Tijuana), fueron los entrenadores destituidos.

Esta marca de ocho directores técnicos retirados de su cargo ya se había impuesto en el Apertura 2011, temporada en la que el nombre de Rubén Omar Romano también apareció al salir del Atlas. Nombres como los de José Luis Sánchez Solá (Puebla); Diego Cocca (Santos) y Gustavo Matosas (Querétaro), también destacaron en aquel semestre.

Salida de técnicos es impredecible

La paciencia que se les pueda tener a los entrenadores en la Liga MX es muy variable.

Han existido torneos en los que se promedió un estratega cesado por cada semana de competencia, como sucedió en el Apertura 2010, temporada en la que tras disputarse la fecha siete fueron despedidos el mismo número de entrenadores.

Carlos Ischia (Atlas), René Isidoro García (Atlante), Miguel Herrera (Estudiantes), Omar Arellano (Necaxa), Guillermo Rivarola (Pachuca), José Luis Sánchez Solá y Eduardo Fentanes (Puebla) fueron quienes permitieron que se registrara esta estadística.

Más tarde, previo al arranque del Apertura 2014, este diario revisó cuánto duraron los entrenadores en sus puestos entre las temporadas 2009-10 y 2013-2014, siendo 13 meses el resultado.

Actualmente sólo 38.8% de los entrenadores en la Liga MX superan este lapso al frente de un mismo club, Hernán Cristante (Toluca), Ricardo Ferretti (Tigres), Roberto Hernández (Morelia), Antonio Mohamed (Monterrey), Diego Alonso (Pachuca), Matías Almeyda (Chivas) y Rafael Puente del Río son quienes lo han logrado. Tuca Ferretti, al frente de Tigres, es el que más tiempo se ha mantenido en su cargo, a donde llegó para el Apertura 2010.

Lo poco que duran los procesos en la Liga MX hacen ver casi imposible que algún día un técnico en nuestra Liga logre aspirar a los 22 años que lleva Arsegne Wegner al frente del Arsenal, o los 27 que permaneció Alex Ferguson con el Manchester United.

Actualmente, Diego Simeone mantiene al Atlético de Madrid como uno de los clubes protagonistas de España y Europa, como lo ha hecho desde el 2011.