Estados Unidos logró retomar el título de la Ryder Cup tras derrotar 19-9 al equipo de Europa en la edición número 43, celebrada en Whistling Straits, Wisconsin. Esto significa el título 28 de la escuadra norteamericana, aunque apenas el tercero dentro del presente siglo, en el que los del Viejo Continente habían ganado siete ediciones desde 2002.

El marcador de esta edición, que originalmente estaba planeada para 2020 pero fue aplazada por la pandemia, es el más contundente desde que en 1979 se permitió la llegada de jugadores continentales para reforzar al equipo de las Islas Británicas; además, la diferencia confirmó el potencial del conjunto estadounidense, que llevó a nueve de los 11 primeros clasificados en el ranking mundial a dicho torneo.

Europa, que el domingo vio las primeras derrotas de los españoles Jon Rahm y Sergio García, necesitaba de una remontada sin precedentes en Whistling Straits para revalidar su triunfo de 2018 en París.

Por su parte, Patrick Cantlay, Scottie Scheffler y Bryson Dechambeau sumaron las primeras victorias para Estados Unidos de los 12 enfrentamientos individuales del domingo pero fue Collin Morikawa quien, al garantizarse al menos el empate ante el noruego Viktor Hovland, sellaba el triunfo anticipado de los locales al alcanzar la marca necesaria de 14.5 puntos.

Los norteamericanos lideran el palmarés con 27 triunfos por 14 derrotas y dos empates aunque el equipo europeo tiene desde 1979, cuando empezó a jugar con golfistas de países distintos a Reino Unido e Irlanda, un balance favorable de 11-9-1.

Jon Rahm, el mejor jugador europeo hasta el momento, perdió su primer partido de esta Copa Ryder ante Scottie Scheffler por 4-3. El español, número uno mundial, se vio en problemas desde el inicio ante el debutante estadounidense perdiendo los cuatro primeros hoyos.

Rahm se rehízo quedándose con el quinto pero ambos golfistas se quedaron con dos hoyos cada uno y Scheffler celebró con tres hoyos de antelación: “Poder ganar esos partidos de la forma en que lo hicimos, es sin duda lo más divertido que he hecho en un campo de golf con diferencia. Espero poder seguir jugando lo suficientemente bien como para estar en este equipo de nuevo", reflexionó Rahm.

Del equipo campeón, Collin Morikawa, quien recientemente ganó The Open, señaló tras la victoria de la Ryder Cup: “No creo que esto sea solo una victoria, es una victoria dominante". Con 24 años, fue el representante más joven del equipo estadounidense, que tiene una generación prominente con Scheffler (25 años), Schauffele (27), DeChambeau, Justin Thomas, Jordan Spieth, Daniel Berger (28) y Patrick Cantlay, campeón de FedEx Cup (29).

Tras el título en Wisconsin la vista está puesta en Roma, donde se celebrará la edición 44 de la Ryder Cup. Con una generación a la que aún le quedan muchos años por delanter, el combinado estadounidense buscará su primer triunfo en territorio europeo desde que lo consiguiera en West Midlands, Inglaterra, en 1993.

deportes@eleconomista.mx