El campo de golf de Whistling Straits a lo largo de las orillas del lago Michigan en Wisconsin pone al equipo de Estados Unidos en una situación más agradable para pelearle a Europa el título de la edición 43 de la Ryder Cup.

Los fans locales tienen la oportunidad de ser mayoría debido a las restricciones de viaje de covid para los seguidores europes. En cuanto a los jugadores, EU tiene a ocho de los 10 primeros en el ranking mundial, mientras que Europa solo a Jon Rahm (#1). Esto no es nuevo, pues en cada edición los estadounidenses siempre llevan una mejor colección de jugadores, pero no refleja siempre la fortaleza. En los últimos 10 años, Europa ha ganado el torneo bienal a excepción de 2016, cuando fue sede el campo de golf Hazeltine Nationa Chaska, Minnesota y Davis Love III el capitán de EU. En esa ocasión jugó contra un equipo europeo que tenía seis novatos.

"Tenemos los mejores jugadores este año, pero no creo que sientan que estemos mejor, en el fondo saben lo difícil que es vencer a Euopa”, dijo Paul Azinger, analista principal de NBC Sports.

En la última Ryder Cup en Francia hace tres años, Estados Unidos estaba igualmente cargado con nueve campeones importantes en el equipo de 12 hombres que se habían combinado para ganar 10 de los últimos 16 majors.

Todo lo que importa en el papel son los resultados. Europa ha ganado nueve de las últimas 12 veces en la Ryder Cup y aunque Estados Unidos todavía tiene una ventaja de 26-14-2 desde el comienzo, en 1927, esa no es la medida real. Los europeos continentales no se unieron a la competencia hasta 1979 y desde entonces están 11-8-1. Europa, con Padraig Harrington ahora al frente, intenta extender su dominio en la copa, que se pospuso un año debido a la pandemia.

Europa está aportando una experiencia ganadora a Wisconsin. Lee Westwood empata un récord europeo al jugar en su undécima Ryder Cup a los 48 años. Se une a Sergio García, que ya tiene el total de puntos más alto en la historia, en una breve lista de los que han jugado en Ryder Cups durante parte de cuatro décadas. Mientras tanto, Estados Unidos llega con seis novatos, que son la mayor cantidad para los estadounidenses desde 2008 cuando ganaron en Valhalla. Entre ellos se encuentra Collin Morikawa, quien era aficionado cuando se jugó la última Ryder Cup y desde entonces ha ganado dos majors, un Campeonato Mundial de Golf y lideró la clasificación de Estados Unidos en su primer año de elegibilidad. El equipo incluye al campeón de la Copa FedEx, Patrick Cantlay, y al medallista de oro olímpico, Xander Schauffele, quienes fueron un equipo formidable en la Copa Presidentes en Australia hace dos años.

Y aunque los veteranos incluyen a Dustin Johnson y Jordan Spieth, los únicos estadounidenses que han jugado al menos tres Ryder Cups también incluyen a Brooks Koepka y Bryson DeChambeau, quienes han dejado muy en claro su disgusto el uno por el otro en los últimos meses.

DeChambeau dejó de hablar con la prensa después de que lo criticaran por decir que no estaba vacunado porque es joven y saludable y que preferiría dárselo a las personas que lo necesitan. También ha soportado los abucheos y los fans lo llaman "Brooksy" para meterse bajo su piel. Mientras tanto, Koepka se lesionó la muñeca al golpear la raíz de un árbol debajo del césped en East Lake. Planea estar en Whistling Straits y dijo que estaría listo, aunque no se sabrá con qué fuerza por la lesión.

deportes@eleconomista.mx