La participación de los equipos Leones de Yucatán y Vaqueros de Unión Laguna en la temporada 2017 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) está en riesgo, pues las cuentas de las empresas de sus propietarios, los hermanos Arellano Hernández, fueron bloqueadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), informó la revista Proceso, que tuvo acceso a la documentación.

No han sido unos meses sencillos para la Liga Mexicana de Beisbol, apenas se logró la paz luego de la polémica que se desató con los mexicoamericanos donde un grupo estaba en contra de ellos y amenazaron con salirse de la Liga (Tigres, Diablos, Oaxaca y Sultanes), posteriormente el anuncio de la venta de los Tigres y ahora esto.

A petición de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la CNBV congeló las cuentas de las empresas de Juan José y Erick Arellano Hernández. El primer bloqueo de cuentas ocurrió en el 2015 y el segundo en el 2016.

La UIF, instancia encargada de prevenir y combatir los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y de financiamiento al terrorismo, intervino las empresas de los Arellano para realizar una investigación por lavado de dinero. La Agencia Proceso de Información, Apro tuvo acceso a un documento que recibió la UIF. Su titular, Alberto Bazbaz Sacal, contrató a un despacho internacional de auditores para que revisara el manejo y operación de las empresas que conforman Grupo ArHe de los Arellano Hernández, la mayoría de las cuales están en Mazatlán, de donde son originarios.

A grandes rasgos, el documento refiere que hasta ahora no hay ninguna evidencia de que los recursos son de procedencia ilícita.

Sin embargo, las cuentas no han sido descongeladas y los Arellano Hernández enfrentan problemas de liquidez. Ante este hecho, ninguno de sus patrocinadores puede entregarles recursos y están teniendo dificultades para realizar la pretemporada de ambos equipos, detalla la periodista Beatriz Pereyra, autora de la nota.

La temporada 2017 está programada para arrancar el próximo 31 de marzo. A finales del año pasado, los Arellano Hernández compraron la mayoría de las acciones del club Vaqueros, que pertenecía a Martín Bringas.