El dominio absoluto del alemán Sebastian Vettel en la temporada 2013 de Fórmula Uno, en la que logró su cuarto campeonato mundial, supuso 10% menos de audiencia de los grandes premios en televisión, según un estudio.

Al volante de su Red Bull con motor Renault, Vettel ganó 13 carreras de un total de 19 y conquistó su cuarto título mundial.

La falta de emoción ha sido uno de los factores principales de la caída de la audiencia, lo que significa 50 millones de telespectadores, según un estudio de Global Media Report publicado por Formula One Management, que tiene los derechos comerciales de la F1 y produce las imágenes de entrenamientos y de carreras en exclusiva.

El número de telespectadores que vio al menos una carrera de F1 en el 2013 fue de 450 millones de personas, contra los 500 millones que siguieron un GP en el 2012, cuando Vettel se coronó en la última carrera ante Fernando Alonso.

En el 2011, con Vettel logrando su segundo título, la cifra fue de 515 millones de telespectadores.

Esperábamos esta bajada , escribió Bernie Ecclestone, propietario de la F1, en el informe, en el que se destaca que tampoco ha contribuido que en el 2013 hubiera 19 carreras contra las 20 del 2012.

En dos países el descenso ha sido muy pronunciado: China, en el que la F1 ha pasado de la televisión estatal a los canales regionales, y Francia, en el que la cadena de pago Canal Plus ha tomado el relevo de la gratuita TF1.