Londres.-El serbio Novak Djokovic (N.2) vivió su día de gloria absoluta en el tenis el viernes al avanzar a la final de Wimbledon con su triunfo ante el francés Jo-Wilfried Tsonga por 7-6 (7/4), 6-2, 6-7 (9/11), 6-3, y asegurarse el puesto de nuevo número 1 mundial a partir del lunes.

"Es difícil expresar algo de lo que me está sucediendo. Esta es una de mis grandes emociones en una cancha de tenis, mis sueños se convierten en realidad", afirmó Djokovic, que besó el césped de la Central de la 'Catedral' del tenis luego de ganar su bola de partido este viernes.

En la final, 'Nole' se medirá al español Rafael Nadal, actual dominador del ránking de la ATP, o al británico Andy Murray, que juegan más tarde este viernes la segunda semifinal en el All England Club.

Djokovic, de 24 años, disputará su primera final en el césped londinense y su quinto duelo decisivo por torneos de Grand Slam. Para sus hinchas serbio, 'Nole' les regala la primera final masculina en Wimbledon, luego de que lo consiguieran antes en el cuadro femenino Ana Ivanovic y Jelena Jankovic.

El serbio se consagró campeón del Open de Australia en 2008 y en 2011 y perdió las finales del US Open en 2007 y 2010.

Djokovic se convertirá el lunes en el 25 número uno de la historia de la clasificación ATP desde 1973, sucediendo al español Rafael Nadal, que había destronado al suizo Roger Federer al ganar Roland Garros en 2010.

La gran novedad es que el número uno mundial estará en manos de otro tenista que no sea el suizo o el español desde febrero de 2004.

Este viernes contra Tsonga, el chico de Belgrado perdió su servicio de entrada, pero consiguió recuperar el quiebre cuando el galo sacaba 5-4 para cerrar la primera manga, antes de concretar su neta superioridad desde el fondo de la cancha.

Rápidamente distanciado en el tercer set (4-2), el francés se empeñó a fondo, quebró en dos oportunidades y estiró el suspenso a un tie-break, luego de salvar en ese set dos bolas de partido.

Sin embargo, Djokovic absorbió con rapidez el golpe psicológico y dominó en el cuarto set a un Tsonga que no pudo impedir que el serbio cerrara un día genial para su carrera.

Este ascenso a la gloria recompensa un inicio de temporada extraodinaira, en la que Djokovic ganó siete títulos, entre ellos el Open de Australia y cuatro Masters 1000 (Indian Wells, Miami, Madrid y Roma).

Durante ese camino, 'Nole' apenas perdió una vez en la temporada en 'semis' de Roland Garros a inicios de junio frente a Federer, luego de una serie de 41 victorias en fila, o incluso 43 si se agregan los dos partidos individuales que ganó en la final de la Copa Davis contra Francia, en diciembre.

Con estos números, antes de jugar la final de Wimbledon, su balance este año es de 47 victoriuas y apenas 1 derrota, contra Federer en la que dejó pasar la posibilidad de ser número uno mundial en París.

Muy sólido desde la base, Djokivic cada vez se parece más a una máquina de ganar, con apenas 11 errores no forzados en todo el partido este viernes, en una superficie que no es para nada su favorita.

El futuro número uno mundial levantó considerablemente su nivel con respecto a las instancias anteriores, en las que tuvo que luchar para deshacerse del chipriota Marcos Baghdatis, en octavos, y del joven australiano de 18 años Bernard Tomic, en cuartos.

BVC