El presidente de la Federación de Futbol de Estados Unidos, Sunil Gulati, se reunirá con el técnico Bob Bradley para discutir sobre su futuro tras su eliminación en Sudáfrica, pero todo parece indicar que no habría acuerdo entre las partes.

Bradley, cuyo contrato finaliza en diciembre, no se mostró muy animado al ser consultado el domingo sobre si seguiría o no en el cargo por otros cuatro años, mientras que Gulati también fue reacio a decir que el técnico permanecerá al mando después de la eliminación de su selección en los octavos de final ante Ghana.

"Nos sentaremos a conversar. Si trajéramos un trofeo sería más fácil, pero no es el caso", dijo Gulati a la prensa, señalando que cree que Bradley "ha hecho un muy buen trabajo".

Sin embargo, el jefe del organismo de futbol estadounidense dijo que no estaba al tanto sobre si Bradley deseaba continuar o no en el cargo.

"Quizás quiera un desafío distinto, no lo sé", dijo Gulati, quien se mostró confiado en que de quedar vacante el puesto de técnico, habrían muchos interesados.

Sin embargo, Gulati, quien no descartó la posibilidad de traer a un técnico extranjero, dijo que no se discutirá sobre posibles reemplazantes antes de tomar una decisión sobre la continuidad de Bradley.

"No tengo la idea de hablar con otra gente antes de conversar con Bob, esa es la manera apropiada", dijo Gulati.

"Bob es nuestro técnico hasta fin de año. No estoy diciendo que esperaré seis meses para tomar una decisión. Conozco a Bradley hace mucho tiempo y tengo mucha fe en él, tengo la mejor impresión a nivel personal y tomaremos la mejor decisión para el deporte", agregó.