El capitán de la selección uruguaya de futbol, Diego Lugano, dijo el domingo que es "muy complicado" que logre recuperarse de una lesión para el partido del martes por las semifinales del Mundial ante Holanda.

Lugano, defensor del Fenerbahce turco, salió en el primer tiempo del partido ante Ghana por cuartos de final, en el que la "celeste" se impuso 4-2 por penales tras empatar 1-1 en los 120 minutos de juego, por un problema de ligamentos en la rodilla derecha.

"Está complicado porque los plazos entre un partido y otro son muy cortos. Hoy tuve la suerte de entrenar, correr en línea recta, sin dolor, lo que es muy favorable ya que sólo pasaron 48 horas de la lesión", dijo Lugano el domingo a periodistas en una caótica atención a la prensa.

"Eso nos dejó muy contentos a todos, habrá que esperar hasta el último momento. En lo personal es un momento complicado", agregó Lugano.

Uruguay afronta dificultades para el encuentro con Holanda, ya que además de la duda por Lugano no podrá contar con los suspendidos Jorge Fucile y Luis Suárez y el lesionado Nicolás Lodeiro.

El experimentado jugador, un emblema de la selección uruguaya, dijo que está dispuesto a arriesgarse para estar ante Holanda, siempre y cuando no sea una carga para el equipo.

"Más que nunca hay que apostar a la tranquilidad, la experiencia y el sentido de grupo para saber qué es lo mejor para uno y para Uruguay", explicó.

"El dolor es lo de menos, el tema es estar al 100 por ciento en lo físico para un partido de este nivel y ser honesto con mis compañeros y mi país. Eso es lo que uno más reflexiona. Mañana voy a evaluar si estoy bien o no", agregó.