En la distancia y plenitud en los minutos solicitados para la entrevista, José Antonio Mansur Galán hace perceptible con desenfadada entonación que integra en su discurso el agrado por el desempeño de Rojos del Águila.

Las causas del Presidente del Consejo de Administración del club que acumula 109 años de antigüedad son obvias: al momento de leer este testimonio se está a uno, quizás dos triunfos de contender por su sexto título en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol y, de paso, ser partícipe en un legado para el estado de Veracruz.

Si se toma en cuenta la marca de Águila en julio, 19-6 (mismo registro que con el que comenzaron el certamen 2012), más los triunfos en playoffs, el conjunto está con una racha de 25-8, inercia que lo perfila a disputar la Serie del Rey 2012 contra Aguascalientes o Monterrey. Había sido una larga travesía desde que adquirimos el equipo al gobierno de Veracruz. La afición nos tuvo paciencia, fueron seis años sin resultados , declara el directivo.

¿Qué tan arduo es formar una ?escuadra que sea competitiva ?en el circuito?

Es sumamente difícil, no se atinaba, hubo un año en que apostamos por cubanos… Hasta que por fin el rompecabezas fue cuadrándose hasta tener una base de jóvenes peloteros mexicanos y veteranos, la unión de ambos es la consolidación. Estamos listos para cosas muy grandes y darle satisfacción a esta gente que desde 1970 no ve un campeonato.

¿Los éxitos de este año en el club ?se reflejan en sólidas finanzas?

El equipo está bien solventado. Tenemos un gran apoyo de aficionados, patrocinadores y gobierno del estado, siendo parte del subsidio que nos otorga. Cuanto todo sale bien, llega la gente al estadio y se acercan patrocinadores. Esto camina bien.

El segundo paso es la reconstrucción de nuestro estadio con motivo de los Juegos Centroamericanos, conseguir el título y dejar un patrimonio a Veracruz.

¿Cómo manejó la directiva el ?cambio de entrenador cuando la temporada estaba avanzada?

Estaba muy contenta con Orlando Merced, no sé qué le pasó (respecto de sus problemas con la dirigencia de LMB). Entonces, hay un pelotero veracruzano muy querido que trae el escudo de Águila muy dentro: Pedro Meré. Es una persona apreciada y eso le ha dado espíritu combativo a Águila y por ello se vive un ambiente de cordialidad y amistad dentro del equipo.

diego.fragoso@eleconomista.mx