Para Martín Demichelis el duelo de cuartos de final del Mundial, el sábado, ante Alemania tendrá un sabor especial, pues el central argentino se encontrará al menos con cuatro compañeros del Bayern Múnich, su club desde 2003 que lo ayudó a entrar en la lista de Diego Maradona.

Miroslav Klose, Thomas Mïler, Bastian Schweinsteiger y Philipp Lahm saben a qué atenerse: sonriente y generoso fuera del campo de juego, "Micho" no les va a regalar nada en Ciudad del Cabo el sábado (14h00 GMT), por el pase a semifinales.

"Lo siento por ellos, pero quiero ganar y si les tengo que hacer una entrada, lo voy a hacer", avisó antes del súper clásico Alemania-Argentina amistoso (0-1) disputado en Múnich a inicios de marzo, que sirvió a ambos equipos de preparación para Sudáfrica-2010.

Pero sus compañeros alemanes, con Thomas Müller al frente, tampoco suenan muy generosos: "Argentina es un equipazo en ofensiva, pero vimos contra México que tenía lagunas defensivas", destacó el prodigio alemán el lunes.

Tanto en el Bayern como en la selección argentina, Demichelis comete errores infantiles, como el del segundo partido de la fase de grupos del Mundial que permitió el gol del descuento de Corea del Sur en la victoria 4-1 de la Albiceleste.

Pese a sus errores y a algunas salidas en falso con el balón que hace prácticamente en todos los partidos, Louis van Gaal, su técnico en el club bávaro, y Diego Maradona hicieron de Demichelis uno de sus pilares en defensa.

Los dos entrenadores apuestan por su potencia física (1,84 m, 81 kg), su fuerte juego aéreo y su mentalidad de ganador, que permitieron al central que había comenzado jugando en divisiones inferiores como volante defensivo levantarse de varios fracasos personales.