¿No te molestaría jugar en la Liga Norte? fue la pregunta que le realizó en su momento Eddie Díaz a Isaac Rodríguez Salazar. La respuesta del beisbolista sonorense fue que venía para jugar y se integró a los Toritos de Tijuana.

Cuando recibió la invitación para sumarse a la organización estaba en una academia en Florida, buscando firmar con Baltimore Orioles y fue un scout quien le comentó a Jorge Campillo (ese momento ocupaba el puesto de gerente deportivo de Tijuana), sobre el pelotero originario de Hermosillo, Sonora.

El beisbolista debutó con la franquicia de los Toros de Tijuana en junio del 2015 y como bateador emergente conectó su primer hit en la novena entrada. En esa temporada participó en 14 juegos y registró un promedio de bateo de .273.

Poco a poco se colocó como uno de los mejores bateadores de los Toros de Tijuana.

Rodríguez Salazar indicó que previo a cada inicio de temporada suele escribir sus objetivos a cumplir, pero lograr ser el Novato del Año en la LMB 2016, y ser Campeón de Bateo en la primera temporada del 2018 no fueron metas escritas —fue el primer jugador del equipo en obtener dicho reconocimiento—, pero añadió que cuando está en el terreno de juego siempre suele exigirse.

El concluir con un promedio de bateo de .394 fue resultado del descanso que tuvo a principio de año, “fue un descanso físico y mental, el que no participara en playoffs en invierno”, comentó.

Fueron dos finales consecutivas las que disputó, además de su participación en la Liga invernal, le significaba tener aproximadamente un mes de descanso y añadió que fue clave, “porque mi cuerpo sí descanso, el plan siempre ha sido el mismo”.

Para la segunda campaña del presente año en la LMB se ubica en el sitio 20 en relación con el promedio de bateo, con .357.

•••

Isaac Rodríguez, de 27 años, cuando se integró al equipo tenía como compañero a Óscar Robles, quien tras su retiro se integró a la franquicia como coach de bateo con Tijuana.

“(Óscar Robles) me ayudó bastante, somos bateadores de contacto que trabajamos la banda contraria, me ayudaba mucho observarlo, aunque él es bateador zurdo y yo derecho, pero observar su plan, su approach al batear, me ha ayudado bastante”, explicó el segunda base de Tijuana.

Cuando el sonorense se sumó a la novena, Óscar Robles fue uno de jugadores con el que le daba confianza acercarse para expresarles sus dudas antes que con cualquier coach.

—¿Cómo ha sido tu evolución como jugador?

El Isaac de hoy tiene más hambre de cuando llegué en el 2015, sé que llegué, como dicen aquí, un poquito verde para la Liga, pero al tener experiencia, al madurar, y al ir conociendo el beisbol en México me va a ayudar mucho, también al estar abierto a mis compañeros y el seguir observando, uno siempre puede aprender algo nuevo de este deporte.

yesme.cortes@eleconomista.mx