Cruz Azul tiene prohibido fallar en el Clásico Joven, herir de nueva cuenta a sus aficionados, ésos que llevan sufriendo 15 años de sequía, ansiando un título, y que apenas a media semana tuvieron que digerir otro fracaso, ahora en la Copa MX, torneo en el que sus ídolos se quedaron en la primera ronda. Por ello, los dirigidos por Guillermo Vázquez tendrán la obligación de regalarles una victoria ante América a sus fanáticos, que están ávidos de aliviar un poco su orgullo.

Lo de La Máquina no es una situación cualquiera, porque en las ligas más importantes, los equipos más grandes de las mismas jamás esperan tanto para festejar un título, tomando en cuenta los últimos 20 años.

En España, Real Madrid, conjunto más ganador de esa Liga con 32 trofeos, lo más que ha tenido que esperar son cuatro años (1990-1994), mientras que para Barcelona, con 21 títulos, su espera más larga fue de cinco años (1999-2004).

En Inglaterra, Manchester United, con 19 ligas en sus vitrinas, sufrió su máxima espera entre el 2003 y el 2006; en contraparte, Liverpool, desde 1990, está estancado en 18 campeonatos.

En la Seria A, la Juventus, con 28 scudetos, tuvo su mayor espera entre el 2003 y el 2012, mientras que Milan e Inter de Milán, con 18 trofeos, respectivamente, han tenido sequías de siete y 16 años.

EL ENEMIGO A VENCER

Tras los repetidos fracasos y la urgencia de festejo de la afición celeste, un histórico como Javier Kalimán Guzmán dijo a El Economista que el Clásico Joven es un pretexto inmejorable para hacer sonreír a los fanáticos cementeros.

Así es. Se puede recuperar el orgullo y dejar complacidos a los aficionados, porque ellos disfrutan un triunfo contra América. Siempre ha sido, en el buen sentido de la palabra, un enemigo a vencer y la afición de Cruz Azul salía complacida cuando ganábamos , recordó.

Finalmente, Guzmán aceptó que una década y media sin festejar títulos es una losa muy pesada, por lo que un triunfo frente a América es una gran oportunidad de levantarles el ánimo a los aficionados .