El regreso del deporte durante la pandemia obliga a que las competencias se reinicien sin público en las gradas, es decir, sin uno de sus ingresos fijos y que suele representar más del 10% del ingreso total de ligas y clubes.

En el caso de la MLB, lo que genera la presencia de fans en el estadio con la venta de boletos, alimentos, bebidas, souvenirs, estacionamiento, entre otros, ronda el 40% de los más 10,000 millones de dólares que genera anualmente la liga en circunstancias normales y eso equivale a los sueldos de los beisbolistas en una temporada. Por eso, en una hipotética campaña 2020 de Grandes Ligas sin fans en los estadios, uno de los problemas de los equipos y los jugadores, además de los asuntos de salud, es el acuerdo salarial.

Una de las iniciativas que ha llamado la atención se dio en el regreso de la Bundesliga, la de mayor asistencia promedio por juego con 43,449 asistentes, según Sporting Intelligence. Los fans del Borussia Monchengladbach pagaron 19 euros para poner sus rostros en figuras que se colocaron en las tribunas, pero la estrategia tiene un fin benéfico.

“Definitivamente los estadios vacíos son muy inusuales y en la Bundesliga tenemos las más grandes audiencias en vivo los días de partido. He hablado diario con nuestros socios internacionales y la producción de los partidos con los estadios vacíos es un nuevo desafío. La activación del Borussia Monchengladbach es un gran ejemplo del apoyo del club a la comunidad, la activación no es por ganancias, involucra a los fans y obtiene fondos para la caridad local en la pandemia”, explica Robert Klein, CEO de la Bundesliga Internacional, para El Economista.

“Lo que vemos es la creatividad e innovación de los diferentes clubes y su base de aficionados porque los fans quieren estar cerca de su club, pero no pueden estar en el estadio. Desde mi punto de vista no están tomando ventaja de la situación y están creando un impulso para hacer algo bueno”, agrega el directivo.

Para su primer partido de local, el Gladbach instaló 13,000 figuras, lo que equivale a 247,000 euros, pero las peticiones rondan las 20,000, así que la cantidad ascendería a 380,000. El promedio del boleto de esta temporada para el Borussia Park era de 39.24 euros, con el boleto más caro en 64.5 euros y el más barato en 7 euros, de modo que el promedio de ingresos por venta de boletos en el inmueble por juego ronda los 1.7 millones de euros. Al tomar en cuenta los abonados para la campaña 2019-20 de la Bundesliga, el costo medio era de 186.25 euros, en promedio €11 por partido.

En la MLB, una de las opciones que se analizan, según reportes de medios, es comercializar el espacio vacío de las gradas con lonas publicitarias para mitigar las pérdidas económicas y esta posibilidad se puede considerar porque es dueña de sus transmisiones a través de su plataforma de transmisión en directo MLB.TV. ¿Una iniciativa así podría funcionar en el deporte mexicano?

“La Liga (MX) no es dueña de sus derechos. Cuando las televisoras estén transmitiendo el Apertura 2020 y estén jugando en cancha, por más que pongas en la grada a un patrocinador, la televisora no lo va a tomar porque no les está reportando ese cliente, debería ser una alianza con la televisora y la televisora buscar a esa marca”, considera Javier Balseca, especialista en marketing y patrocinio deportivos.

La negociación con las televisoras corresponderá a los clubes y es una alternativa que tiene que considerarse, opina Armando Escamilla, director de la consultoría Patroria. “Las televisoras serán las más beneficiadas, pero será un punto de negociación. El club es el que tendrá que tomar esa iniciativa, adueñarse de estos espacios y hacerlos físicos porque si se hace de manera virtual será un beneficio exclusivo de las televisoras”.

“En este momento, con el escenario que tenemos hoy en día, se convierte en un medio importante para cada partido: Es momento de soltar la creatividad, algunas funcionarán, la mayoría no, pero es empezar un ensayo y error, ver de qué manera se tiene que capitalizar”, apunta Escamilla.

Sobre la opción de rentabilizar las gradas desde el bolsillo del aficionado, Escamilla cree que sólo se justifica si es con fines benéficos, mientras que Balseca piensa que esto podrá durar uno o dos partidos porque después el seguidor dejaría de apoyar la iniciativa.

[email protected]