Manchester United está preparando su salida a la Bolsa en los próximos meses. Históricamente, el precio de las acciones de los clubes que cotizan en la Bolsa ha tenido un pésimo rendimiento, salvo algunas excepciones, de acuerdo con información del equipo de analistas de Saxo Bank.

Sin embargo, este poderoso club inglés es una de estas excepciones, dado que fue (y sigue siendo) una de las pocas entidades de futbol que genera ganancias. United ya cotizaba en la Bolsa hasta el 2005, cuando la familia Glazer adquirió el club como resultado de una compra apalancada. Ahora la familia proyecta vender nuevamente algunas de sus acciones al público.

A diferencia de la mayoría de las compañías que cotizan en la Bolsa, por lo general no se espera que los clubes generen ganancias significativas. La mayoría de las entidades, más allá de que sean públicas o privadas, tienen uno o varios dueños importantes que inyectan capital, contratan grandes estrellas y pagan sueldos que para otras instituciones resultan increíbles.

Sin embargo, si un club de futbol es administrado de manera adecuada, sus hinchas (que casi siempre mantienen el negocio comprando entradas y productos) exigen que todos los ingresos se destinen a la contratación de futbolistas de alto nivel.

Por lo tanto, podría afirmarse que las acciones de los clubes de futbol que cotizaron en la Bolsa (algunos aún lo hacen) han tenido un rendimiento bajo.

Al observar el índice de desempeño de Stoxx Europe Football correspondiente al 2002, el rendimiento de los precios fue muy volátil. Este índice, integrado por 21 clubes de futbol europeos, tiene un rendimiento acumulado al año de menos 11.5% y está operando a su nivel histórico más bajo.