Nueva York. La Concaf suspendió de manera provisional a su presidente interino Lisle Austin por presuntas violaciones al reglamento.

La sanción atañe a las actividades de Austin dentro de la Concaf y en Barbados, de donde es oriundo.

La Concaf el organismo rector del futbol en América del Norte, América Central y el Caribe solicitó a la FIFA que amplíe la suspensión de Austin a las responsabilidades de éste en el balompié mundial hasta su audiencia prevista para el 13 de julio.

El vicepresidente de la Concaf, el hondureño Alfredo Hawit, asumió el cargo de presidente interino.

La Concaf no precisó las acciones que hicieron a Austin acreedor de la sanción, con vigencia a partir del jueves.

Sin embargo, Austin intentó destituir a Chuck Blazer como secretario general en represalia porque el estadounidense denunció por soborno al líder de la Concaf, Jack Warner, y al integrante del comité ejecutivo de la FIFA, Mohamed bin Hammam.

El comité ejecutivo de la Concaf de inmediato rechazó la acción de Austin y aseguró que éste carecía de la autoridad para destituir a Blazer.

Warner y bin Hammam fueron suspendidos por la FIFA después que Blazer los acusara de ofrecer a cada uno de los representantes del Caribe 40,000 dólares a cambio de sus votos en la elección que se efectuó el miércoles de la presidencia del organismo rector del balompié mundial.

Bin Hammam era el único contrincante que disputaba el cargo a Joseph Blatter, quien fue elegido para un cuarto periodo sin oposición alguna.

Austin también intentó romper la relación de la Concaf con John P. Collins, el ex fiscal federal que investigaba las aseveraciones de Blazer y preparó el informe para la FIFA. Collins representa a la Concaf y además es integrante del comité jurídico de la FIFA.

La firma de Collins aparece en el aviso de la suspensión de Austin.

El anuncio de la sanción tiene lugar un día antes de la inauguración de la Copa de Oro, el torneo futbolístico de selecciones más importante de la Concaf.

La Copa de Oro se disputa en 13 ciudades de Estados Unidos y el ganador se clasificará a la Copa Confederaciones de 2013, antesala de la Copa del Mundo de 2014 en Brasil.

Austin había asumido el interinato después que Warner, de Trinidad, fuera suspendido por la FIFA el domingo.