París.-Por mucho que les pese a los organizadores del Tour de Francia, una nube de sospecha de dopaje se cernirá sobre la carrera de ciclismo, y en particular sobre el tricampeón Alberto Contador, cuando el sábado comience la edición 2011.

Contador, de 28 años, empezará la carrera en Passage du Gois, en la región de Vendée, esperando que el Tribunal de Arbitraje para el Deporte (CAS, por su sigla en inglés) falle sobre una apelación relacionada con el positivo por clembuterol que dio en un control antidopaje en el Tour del año pasado.

Contador fue absuelto por la Federación Española, pero la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) apelaron esa decisión.

El CAS no oirá la apelación hasta agosto, lo que significa que Contador, el máximo favorito, podría terminar perdiendo sus dos títulos del Tour si gana este año y el tribunal se pronuncia en su contra.

El año pasado, el Tour estuvo sacudido por las acusaciones de dopaje de Floyd Landis contra el siete veces campeón Lance Armstrong.

La presencia de Contador en el Tour, mientras su caso continúa sin resolverse, es otro bochorno este año.

"Queríamos una resolución rápida, antes del Tour, pero parece que era mucho pedir", dijo a Reuters el director de la competencia, Christian Prudhomme.

En la ruta, el español ha estado brillante y dominante esta temporada, logrando nueve victorias y ganando el Giro de Italia sin oposición, dejando a sus rivales en la sombra.

Contador, a quien Armstrong describe como "el chico con más talento que jamás ha puesto un pie sobre la bicicleta", usó sus extraordinarias habilidades de escalador para fulminar a sus rivales en Italia y podría convertirse en el primer ciclista en conseguir el doblete Giro y Tour desde Marco Pantani en 1998.

La ruta de este año favorecerá a los escaladores y el Tour probablemente se decida durante la dura tercera semana en los Alpes, donde la carrera llegó por primera vez hace 100 años.

Hay 23 pasos de montaña incluidos en el Tour y parece que sólo Andy Schleck podría ser capaz de derrotar a Contador.

FRIA RECEPCION

Contador, que a veces fue abucheado por aficionados en el Giro, también podría tener una recepción fría por parte del público francés, pero el madrileño está habituado a ello, al igual que al bombardeo mediático que probablemente sufrirá.

Schleck, que ha terminado segundo por detrás de Contador los últimos dos años, de nuevo será el principal rival en las carreteras francesas, mientras una serie de otros ciclistas esperan completar el podio.

Schleck abandonó el equipo Saxo Bank para crear su propio conjunto, Leopard Trek, donde también militan su hermano Frank y el campeón olímpico y de contrarreloj Fabian Cancellara.

Ante la ausencia del tercero del año pasado, Denis Menchov, cuyo equipo no fue invitado, la batalla probablemente incluya a Bradley Wiggins, que espera convertirse en el primer británico que finalice en el podio.

El australiano Cadel Evans, campeón del mundo de 2009, aún busca ganar su primera gran vuelta por etapas, mientras que el español Samuel Sánchez, escoltado por los escaladores del Euskaltel Euskadi, intentará repetir su buena actuación del año pasado cuando finalizó cuarto tras ser superado por Menchov en la contrarreloj final.

El belga Jurgen van den Broeck y el holandés Robert Gesink también tienen habilidades de escaladores y pueden soportar un Tour duro, mientras que el esloveno Janez Brajkovic afronta la tarea de ocupar el vacío de Armstrong, quien se retiró.

BVC