A la víspera del inicio del Abierto de Australia, seis de las 12 tenistas primeras cabezas de serie habían enfrentado algún tipo de molestia por lesiones en la última semana, incluidas Serena Williams, Naomi Osaka y Simona Halep. Los protocolos de una pandemia que limita el tiempo de entrenamiento en cancha, que ha mantenido a algunos tenistas completamente aislados y un calendario ajustado, se suman a las preocupaciones de sufrir una lesión, pero el confinamiento no es necesariamente una causa de las lesiones que se han presentado.

Rafael Nadal externó una molestia en la espalda que sufre durante el movimiento de servicio y que le ha estado incomodando los últimos 15 días. El tenista explicó que su molestia se produjo tras una sesión de entrenamiento en Adelaida, Australia, y descartó que se trate de una lesión grave. Por otra parte, en el inicio del torneo, el argentino Federico Delbonis se bajó del duelo que debía disputar ante Juan Ignacio Londero, también por un dolor en la espalda durante la entrada en calor antes del encuentro.

En entrevista con El Economista, Mario Mercader, director médico del Abierto Mexicano de Tenis, indicó que la temporada atípica que vive el deporte ha provocado que tanto organizaciones como atletas se adapten a las condiciones que plantea la pandemia, por lo que tienen que viajar con implementos que les permitan continuar entrenando en interiores.

“Lo que se hace en las burbujas es que los jugadores, aparte de su cuarto, tienen un área que se denomina controlada, donde les ponen bandas sin fin y aparatos de gimnasios para que puedan continuar con un proceso de entrenamiento que les permita mantener su estatus físico y no perder tanto el acondicionamiento físico. Correr en una banda sin fin en una escaladora es muy parecido a salir a la calle a trotar”.

El especialista explicó que la rutina de preparación de un atleta de alto rendimiento se programa con base en su calendario de competencias, entrenando más o menos ocho horas al día y por lo general los tenistas dividen su entrenamiento en dos sesiones diarias, una por la mañana y otra por la tarde. Además, dosifican sus competencias, algunas funcionan a manera de calentamiento y en otras el objetivo es ganar.

Recuperarse de una competencia o un desgaste físico también es parte fundamental para evitar lesiones. Mercader indicó que en la actualidad existe mucha investigación en procesos de recuperación, una de las prácticas comunes es la crioterapia, es decir, la aplicación de frío en la recuperación.

En torneos como Roland Garros, los tenistas llegan a correr hasta 10 kilómetros, con desplazamientos cortos pero de alta intensidad y velocidad que implican frenadas, arranques y cambios de dirección. En torneos de alta exigencia como dicho Grand Slam, en el caso de los hombres, se juega a ganar tres de cinco sets y cada partido se alterna con un día de descanso.

“Sabiendo que el desgaste es mayor, se da un mayor tiempo para la recuperación. Cuando se juega a dos de tres sets de alta intensidad a veces las 24 horas son suficientes para poderse recuperar los esquemas fisiológicos, ahí sí ya entra la cuestión de la fisiología; entrenando, permiten al deportista que su sistema metabólico se regenere en un proceso de 12 horas y ya están en condiciones nuevamente de volver a competir”.

Al igual que en otras disciplinas, los tenistas tienden a sufrir esguinces de tobillo y lesiones en las rodillas y, al mismo tiempo, son más propensos a sufrir lesiones en la espalda, en el hombro, codo y la muñeca por el tipo de movimientos que realizan, por el uso de la raqueta, el golpeo y el servicio.

—¿Existen diferencias en el tipo de lesiones que pueden sufrir hombres y mujeres?

“Si una mujer entrena bien puede llegar a estar, si no al mismo parámetro, muy cercano a lo que hace un hombre. Sin embargo, hay algunas diferencias que exponen a las mujeres a las lesiones, por ejemplo, las cuestiones hormonales; además, la construcción del cuerpo de la mujer no es exactamente igual que el del hombre, por ejemplo, las mujeres se lastiman más el ligamento cruzado anterior que los hombres por el esquema de cómo está estructurada la alineación de su cadera y sus rodillas, pero no quiere decir que no le pase a los hombres”.

Tanto ATP como WTA fuerzan a sus atletas a contar con un seguro de gastos médicos mayores que cubran los riesgos inherentes a la práctica de su deporte. Además, el médico explicó que en el caso del Abierto Mexicano de Tenis, el torneo tiene la obligación de contar con un seguro tanto para atletas como para el personal y público que asiste al evento.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx