Parece que es una regla no escrita: México (casi) nunca la pasará bien en Concacaf. Los partidos contra los rivales del área son una guerra de guerrillas. Mucho músculo, colmillo y poco ingenio. El que gane el cuerpo a cuerpo y quien aguante más patadas es probable que saque mejor resultado.

México derrotó 3-1 a Panamá y se llevó tres puntos en la Concacaf Nations League. El Tri fue superior en casi todo el encuentro, pero los centroamericanos, unas rocas, lograron equilibrar el partido.

Lo que parecía un partido sencillo -por lo que ocurrió en el primer tiempo- se complicó. La lesión de Hirving Lozano, tiros a los postes, el autogol de Carlos Salcedo, jugadores panameños tirados por calambres. Un carnaval.

Pero bueno, como la Concacaf es impredecible, pues después de que Abdiel Ayarza lesionara a Lozano, hasta ese momento el mejor del partido, el encuentro parecía sombrío y con el encuentro empatado 1-1. Entró J.J Macías y en una jugada dentro del área disparó para vencer al portero panameño.Y ya en el minuto 91, Rodolfo Pizarro aprovechó un error del rival para marcar el tercero.

Durante el primer tiempo los pocos aficionados que acudieron al Estadio Azteca al menos justificaron su inversión. Boletos hasta de 1,800 pesos para ver el encuentro, pero el equipo de Gerardo Martino se plantó con seguridad y pasado los cinco minutos ya se había adueñado del partido.

Los centroamericanos, dirigidos por Américo Gallego mostraron limitaciones, aunque claro, la suerte, las fallas y hasta el travesaño evitaron que se notara la diferencia.

El conjunto que dirige Gerardo Martino fue conducido en todo momento por Hirving Lozano, quien fue el mejor de la cancha y mostró por qué está en el Napoli. Desbordó, encaró y quizás uno de los detalles que hay que agradecerle es que nunca se asustó ante las entradas de los panameños, le cometían faltas una y otra vez. Hasta que lo lesionaron en el minuto 64 y tuvo que salir.

La anotación llegó al minuto 28 cuando Roberto Alvarado robó un balón en los linderos del área, dribló a dos y con la parte externa ‘cacheteó’ el esférico para hacer imposible la estirada del portero Luis Mejía. Hasta ahí todo bien.

Al minuto 42 un desborde del equipo panameño por la banda de la derecha provocó el autogol. Un panameño intentó centró, barrió Carlos Salcedo y le desvió el esférico a Raúl Gudiño y se incrustó en la red.

El Tri tendrá todavía dos partidos más antes de terminar el año, ambos correspondientes a este torneo.