El problema del racismo en el futbol mexicano radica en aceptar que existen ese tipo de expresiones en los estadios mexicanos y no esperar a que haya violencia racista para tratar de impulsar medidas , aseguro el titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Ricardo Bucio Mujica, en declaraciones retomadas del sitio mediotiempo.com.

Luego de los incidentes en el partido entre León y Pumas de la jornada seis, donde la dirigencia de Esmeraldas culpó a la afición de los Universitarios de emitir sonidos y consignas racistas en contra de los jugadores Eisner Loboa y Franco Arizala, el funcionario de la dependencia mencionó que ningún hecho puede pasar desapercibido y la negación de directivos, técnicos y jugadores sobre la existencia de la problemática en el balompié nacional no ayudará; incluso mencionó: en todo caso no es un problema que tenga que ver sólo con el futbol .

La Federación Mexicana de Futbol desestimó, en primera instancia, abrir una investigación sobre los hechos ocurridos en el estadio Nou Camp, pero tras repetirse los actos en el partido entre Pachuca y Atlante, el organismo decidió pedir las pruebas a la directiva del campeón del futbol mexicano.

El titular de la Conapred recomendó implementar campañas de concientización, similares a las que realiza la FIFA y UEFA. Una campaña de difusión tendría un efecto positivo entre los que participan, pero también se tienen que tomar medidas disciplinarias definidas y aplicación de las mismas , añadió el funcionario.

La FMF, en su reglamento de castigos y sanciones, estipula acciones como: veto del estadio, prohibición para entrar al recinto, multas económicas, pérdida de puntos en la clasificación del torneo y hasta el descenso a la categoría inmediata inferior, por lo que es labor de los directivos del futbol mexicano reconocer que existe el racismo en el futbol.

La Federación ya tiene medidas en contra de la discriminación, el asunto es que se empiecen a aplicar , destacó Ricardo Bucio.