El Real Madrid, 13 veces campeón de Europa, jugará en los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Manchester City, según determinó el sorteo celebrado este lunes en la sede de la UEFA de Nyon, que emparejó al vigente campeón Liverpool con el Atlético.

Más suerte tuvieron Barcelona y Valencia, que jugarán ante clubes italianos. El equipo de Lionel Messi chocará contra un Nápoles en horas bajas, mientras que la formación 'Che' se verá las caras contra el Atalanta, debutante en la competición y que logró el pase 'in extremis' tras haber perdido los tres primeros partidos de la fase de grupos.

Además el Borussia Dortmund desafiará al PSG, el Chelsea jugará frente al Bayern Múnich, la Juventus de Cristiano Ronaldo se las verá con el Lyon y el subcampeón Tottenham jugará con un equipo que toca por primera vez los octavos, el Leipzig, líder de la Bundesliga.

Los ocho octavos de final se dividirán en dos semanas tanto para las idas (18 y 19 febrero, 25 y 26 febrero) como para las vueltas (10 y 11 marzo, 17 y 18 marzo).

Según el reglamento, el sorteo no podía emparejar a dos equipos que jugaron en el mismo grupo la liguilla, ni dos equipos pertenecientes al mismo campeonato.

El rey contra el aspirante 

El Real Madrid, récord de trofeos de la 'Orejona', se cruzará con el Manchester City, el ambicioso proyecto puesto en manos de Pep Guardiola que tiene como gran objetivo la conquista de la primera Champions del club.

"Es difícil, está claro, han ganado 13 veces y son los mejores. Nosotros queremos ser los mejores y queremos ganarles. Es siempre un placer jugar contra el Real Madrid y en un gran estadio como el Bernabéu", señaló el director de fútbol del City, el español Txiki Beguiristain.

Guardiola, dos Champions al frente del Barcelona, se verá las caras con Zinedine Zidane, tres títulos con el Real Madrid en su espectacular primera etapa en el banquillo, antes de hacer un paréntesis tras la tercera, en 2018. El gigante blanco, segundo de grupo, jugará primero en casa y luego viajará al Etihad Stadium.

También le tocará viajar a Inglaterra para la vuelta al Atlético de Diego Simeone, que jugará ante la sensación de Europa, el Liverpool de Jurgen Klopp, líder invicto en la Premier League y que sudó para superar la primera fase de la Champions.

"El Liverpool tiene todos los condicionantes para ser el mejor equipo de Europa. Pero hay que hablar dentro de dos meses. El fútbol es bastante cambiante, estamos jugando bien al fútbol, estamos creciendo", señaló el gerente del club azulgrana Clemente Villaverde.

Atalanta, un debutante que crece 

Menos exigencia debería tener el Barcelona ante un Nápoles inmerso en una travesía del desierto esta temporada, en la que la semana pasada, tras sellar el pase a octavos, destituyó a Carlo Ancelotti para sustituirlo por Gennaro Gattuso.

'Rino' perdió su primer partido y el equipo del sur de Italia, vigente subcampeón de la Serie A, es únicamente octavo, muy lejos de Inter (1º) y Juventus (2º).

Dos puestos por delante está el Atalanta, irregular en el campeonato debido a su primera aventura europea, saldada con una espectacular remontada en la segunda vuelta que le permitió sellar el pase.

Será el rival del Valencia, flamante primero de grupo en una llave que incluía a Chelsea y Ajax, sensación del año pasado, alcanzando las semifinales, y eliminado en la fase de grupos.

"Estoy muy orgulloso de nuestro recorrido. Podía haber sido peor. Seguimos con esta inmensa experiencia, es un regalo magnífico para nuestros tifosi", dijo el presidente del Atalanta Antonio Percassi.

erp